¿México polarizado?… México pre-juicioso

 

Por: Armando Martínez Leal

@armandoleal71

La peste impedía a todos la posibilidad de amar e,

incluso, la de amistad.

Pues el amor exige un poco de porvenir

y para nosotros no había ya más que instantes.

Albert Camus

El triunfo de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR ha llevado a México a un nuevo proceso, no sólo por lo símbolos que encierra su victoria —su proyecto político se contrapone al neoliberalismo, su agenda social pone el énfasis en los 54 millones de mexicanos en la pobreza, el combate a la corrupción—, sino por la lucha feroz por el poder que se ha desatado. La decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) es el punto de partida visible de una batalla por el control del poder político. El principal líder opositor, hoy Presidente electo, a propósito de la cancelación del NAIM y del debate que se dio en torno a ello, señaló: “Hay que notificarles a algunos, hay que informarles, que ya es otro México y que yo no voy a ser florero, no estoy de adorno, yo traigo un mandato de los mexicanos. Quieren, los mexicanos, que se acabe, que se destierre la corrupción y la impunidad. Y me canso ganso.”

El debate que subyace de la declaración del Presidente electo es cómo está constituido el poder en México. Durante años la plaza pública escucho el concepto: “poder fáctico”, se trata de aquel poder que está por encima del legalmente constituido. El poder fáctico se coloca por encima del marco institucional mexicano; fuera del Estado, en los hechos un supra poder. Un elemento fundamental de la democracia liberal es la separación entre poder económico y poder político; el neoliberalismo colocó al económico por encima del pode político, observamos la ruptura del orden institucional y el resquebrajamiento del pacto social. En los hechos y desde las cloacas el poder fáctico mandó al diablo la vida institucional del país.

El poder económico, de los 10 multimillonarios mexicanos que anualmente aparecen en la lista de la revista FORBES, es el poder real en nuestro país. El Estado está a su servicio. Los gobiernos en turno hansido empleados (VIP) de los 10 multimillonarios, ellos hacen negocio con el presupuesto público, se asignan,de manera directa, obras públicas, no pagan impuestos, explotan vorazmente, casi en forma de exterminio, las riquezas naturales de la Patria. Para esa reducida clase económica, el poder político, las instituciones del Estado mexicano, son simples piezas en la escenografía de su montaje, instrumentos para mantener sus privilegios. Las elecciones no cuentan, no son una herramienta para la construcción del poder legítimo y legal. El jefe del poder Ejecutivo es su empleado particular… un florero o, un adorno.

La extrema desigualdad social que hoy confronta México, se circunscribe en un marco global de acuerdo a estudios de OXFAM el uno por ciento de la población posee los ingresos del 99 por ciento restante; en México dicha desigualdad es equiparable a las condiciones objetivas que permitieron el estallido del movimiento revolucionario de 1910. Los porfiristaspositivistas, los fifís de principios del siglo pasado han sido restaurados de facto con los neoliberales del siglo XXI. La soterrada guerra que hoy atestiguamos es enmascarada a través de la contaminación de los medios masivos de comunicación, un discurso emerge y se repite incesantemente, México está polarizado, dividido, de acuerdo al discurso de la derecha y los 10 multimillonarios el causante de esa supuesta fragmentación, es el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR y sus políticas económicas y sociales.

LÓPEZ OBRADOR quien ejerce el poder sin habertomado posesión como presidente constitucional, debido a la debilidad institucional, la falta de legitimidad y credibilidad de Peña Nieto; el costoso adorno signo de la corrupción y de la toma del poder por parte de la élite económica es el dirigente en la batalla que los liberales de ayer, la izquierda de hoy dan por la transformación de México; para la derecha es el causante de su DIVISIÓN y POLARIZACIÓN. Sin embargo, la división de la que habla la derecha y su élite periodística, académica e intelectual es simplemente un pre-supuesto, un prejuicio, una prenoción; una afirmación ideológica que encubre el verdadero embate al que nos confrontamos.

De acuerdo con diversos estudios demoscópicos, 7 de cada 10 mexicanos aprueban al presidente electoANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. En la encuesta realizada por el periódico, El Universal, 64 por ciento de la población lo aprueba, mientras que la encuestadora Parametría arroja un 71 por ciento de aprobación.Según GEA-ISA, 6 de cada 10 mexicanos aprueban al presidente electo; 9 de cada 10 mexicanos cree quedurante la gestión de LÓPEZ OBRADOR sus ingresos mejoraran, mientras que 6 de cada 10 ve con optimismo el triunfo de AMLO; sólo 2 de cada 10 lo ve con pesimismo, mientras que 7 de cada 10 mexicanos opina que la labor de LÓPEZ OBRADOR será buena. El antiguo PRESIDENTE LEGÍTIMO, el hoy Presidente electo, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, es el ejecutivo con mayor aprobación en la historia reciente de la democracia electoral mexicana, su triunfo ha generado confianza y esperanza para millones de mexicanos. No es, por tanto, la sociedad la que está dividida, sino la élite que hoy sale de las catacumbas, para gritar con alaridos que está siendo atacada.

La confrontación que hoy observamos en el espacio público mexicano es artificial. En principio porque es la élite económica y sus voceros los que no están de acuerdo con lo que la mayoría de los mexicanos quiere; pero también porque el “debate que se da en los medios masivos de comunicación no refleja el sentir de la realidad mexicana. Hoy se confronta una estrategia propagandística por el espacio público y por el poder, los elementos alegóricos y reales del poder se ponen en juego y se confrontan; pero no nos equivoquemos laVERDAD que la derecha y los 10 multimillonariosdefiende, la supuesta confrontación y polarización es una invención. México puede estar confrontado sí, los 54 millones de mexicanos en la pobreza están confrontados con los 10 multimillonarios. No es el aspecto alegórico del poder lo que está dividiendo al país; México está fragmentado por la extrema desigualdad económica y social.

La polarización no es más que una PRENOCIÓN. ÉmileDurkheim, el padre de la sociología llamó al saber no científico PRENOCIÓN, se trata de supuestos creados de la realidad pero imposibles de comprobar, dichas creencias se arraigan en los colectivos, algunas son producto de tradiciones y costumbres que luego determinaran el orden social para volverse reales; otras se enmarcan en lo que ADORNO y HORKHEIMER denominaban IDEOLOGÍA, se trata pues de un falso conocimiento, el cual encubre, galvaniza las contradicciones de lo real.

Hoy la derecha Fifí y los derechairos recubren su terror a perder sus privilegios en falsas concepciones de lo real. No fue ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR quien hizo a los mexicanos extremadamente pobres. No es ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR el responsable de los cerca de 270 mil mexicanos muertos por la GUERRA LETAL que los gobiernos neoliberales declararon; la base de la contradicción mexicana está en la desigualdad económica, política y social se manifiesta en que unos cuantos tengan todo, gracias a que millones no tengan nada. Esa es la contradicción a la que México se confronta. El triunfo de MORENA y de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR es producto, en algún sentido, de esa ruptura social.

El mandato emanado el 1 de julio pasado, es expresión de la desigualdad social, pero también es la apuesta de millones de mexicanos por solventar nuestras contradicciones colectivas por otros caminos. Los mexicanos apostaron por un México distinto, elloimplica que los 54 millones que están en la pobreza dejen de estarlo; pero también que el proyecto colectivo mexicano es inviable con la existencia de los 10 multimillonarios.

Related posts