Hay muchas maneras de cumplir tu sueño

 Por Astrid Perellón

 

Por favor, te invito a que compruebes la validez de tus ideas pues no es poca cosa lo que está en juego: el cumplimiento de tu sueño.

 

Te adelanto que hallarás que soy una buena profesional de este ámbito concreto pues llevo dedicada a cumplir mi propio sueño toda mi vida. Digamos que si en algo adquirí maestría es en mi propia realización, producto de no quitar el dedo del renglón.

 

Mi sueño de ser escritora me tomó tres años identificarlo y tres años más realizarlo cuando publiqué mi opera prima: “La Niña Pez”. Recibió buenas críticas por su claridad e intencionalidad (la protagonista desobedecía a su madre para vivir aventuras en el océano) excepto de mi propia madre, quien aseguraba que manipulé la historia para convertir a la madre en el villano.

 

Tenía 6 años y fui la sensación del periódico escolar. Con ello viví la experiencia completa que uno desea cuando sueña algo:

-sentimiento de realización (éxito)

-reconocimiento (fama o servir a otros con el propio ejemplo)

-crecimiento (establecimiento de un nuevo sueño)

 

Probando no ser un One Hit Wonder, me tomó seis años más cumplir mi siguiente sueño (mismo pero a mayor escala). Gané el segundo lugar en un concurso de cuento a nivel nacional de una famosa cadena restaurantera. Experimenté otra vez el éxito, fama y crecimiento pero me encontré deseando mejor fortuna (a mis 12 años, entiéndase como un premio más interesante que una mini bicicleta).

 

Curiosamente, cuando añadí a mi sueño el deseo apremiante de MEJOR FORTUNA, me fue cada vez más complejo cumplirlo. Para avanzar, probé técnicas, fórmulas, recetas, consejos, asesorías que fueron clave en cada etapa de mi vida. Entre ellas, no hay ninguna mejor que otra ni LA definitiva, por eso las presento de manera que recurras a la que vaya acorde con tu mentalidad.

 

He cumplido muchos sueños desde entonces y lo que funcionó para mí puede ser una pista para ti pero, solo por si te parece inverosímil el final de mis conclusiones, pongo a tu consideración el resto de mis experimentos que van desde lo realista hasta lo absurdo. ¡Oye! ¿Quieres cumplir tu sueño no? Entonces, ¡a probar!

 

¡Feliz encuentro de tus propias conclusiones! Te invito para ello a conocer todas esas herramientas del aquí y del ahora en mi libro “44 formas de cumplir un sueño” que puedes obtener gratis, si indicas que lo leíste en Reversos.mx, mandando inbox al Facebook Niñoscopio.

 

Related posts