Mujeres de la academia, abogadas feministas y expertas en DDHH abrigan el movimiento #MeTooMx con acompañamiento jurídico, político y social.

Exigen a instituciones públicas y privadas activenprotocolos con perspectiva de género que garanticen a las mujeres el acceso a la justicia, y programas de prevención y erradicación del hostigamiento y el acoso sexual en los espacioseducativos y laborales. 
Por Aida Maltrana.

El 22 de marzo de este año, la comunicadora Ana González denuncia en Twitter al escritor Herson Barona por presuntamente haber violentado sexual, psicológica, física y económicamente a más de diez mujeres, acción que detona que un día después, -el 23 de marzo- se creara la cuenta #MeTooEscritoresMexicanos, una plataforma en Twitter que contribuyó a que decenas de mujeres denunciaran haber sido víctimas de hostigamiento por parte de hombres del ámbito literario.

Así relata la investigadora en Ciencias Sociales de la UNAM, la Dra. Aymée Vega Montiel, el contexto en el que surge el movimiento #MeTooMéxico en las redes sociales. En su conversación durante el foro organizado para analizar el movimiento, el pasado 11 de marzo en la Ciudad de México, narra que del terreno literario, las denuncias pasaron muy pronto a otros escenarios: el cine, el periodismo, la academia, el activismo, la publicidad, las artes, la danza, el teatro, la música, deportes, medicinaentre otros más.

Las reacciones ciudadanas ante el movimiento en sus distintas cuentas se polarizaron a favor y en contra, ya que en algunos de los casos, desacreditaron el anonimato de las mujeres denunciantes, quienes argumentaron haberlo hecho por razones de seguridad, y por otra parte, algunos de los señalados argumentaron “difamación y daño a su honor e integridad”.

Algunas cuentas que surgieron con este movimiento, cerraron al recibir amenazas y expresiones de odio y rechazo a sus denuncias. Ante estas controversias, mujeres feministas, representantes de la academia, abogadas, mujeres de la sociedad civil, de las artes, del periodismo; así como personas expertas en derechos humanos y violencia de género, junto con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal acordaron la urgente necesidad de sumar experiencias desde sus ámbitos de acción y conocimiento, para acompañar de manera “sororal y profesional” a las mujeres que con valentía se atrevieron a romper el silencio.

Convocaron así a la sociedad civil y a los medios de comunicación a un Foro que denominaron #MeTooMx con el objetivo de analizar una problemática que de fondo es sistémica, a partir de un diagnóstico y una revisión estadística de las denuncias, y de los aprendizajes y reflexiones que a través de distintos comunicados expresaron las administradoras de la cuentas, a quienes se les consultó directamente para conocer sus mecanismos de confidencialidad y verificación, y quienes por razones de seguridad decidieron no dar a conocer su identidad.

En este mismo foro las convocantes hicieron un llamado a las autoridades tanto del ámbito público como del privadopara que den una respuesta integral a las mujeres quienes denunciaron haber sido víctimas de violencia de género, y actúen para garantizar su acceso a la justicia.

Asimismo y fundamentándose en el marco normativo vigente en el país, las especialistas en los paneles que se realizaron durante el foro, confirman que “el rompimiento del silencio” por parte de las mujeres en estos espacios de la red, es legal y legítimo.

Así como el hecho de dar su testimonio de manera confidencial que tiene también sulado la presunción de buena fe, y lo cual se establece en la Ley General de Víctimas, publicada en 2013.

Este marco jurídico que protege a las mujeres también incluye a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres; la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; la Ley General para Prevenir y Eliminar la Discriminación; la Ley Federal del Trabajo, así como los indicadores del cumplimiento de la Convención Belem do Pará, entre otros.

Twitter se convierte en una herramienta para denunciar.

De acuerdo a la revisión de las cifras del movimiento que hiciera el equipo de mujeres que organizaran este encuentro, informan que entre el 21 de marzo y el 4 de abril se registraron 424 mil 267 twitts provenientes de 230 mil 578 personas usuarias.

Las denuncias en las redes sociales, a decir de la Dra. Aymée Vega Montiel, “es una alternativa a la que ninguna mujer habría querido acudir, sin embargo revela el vacío institucional que priva tanto en el ámbito público como el privado para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia de género.

Además que de acuerdo a indicadores oficiales, el 98% de denuncias ante autoridades, quedan en la impunidad.

También señala que “los testimonios recabados por los hashtag de #MeTooMx muestran un amplio margen de denuncias que deberían ser investigadas con las instituciones y empresas privadas de donde emergen,  entre las que se encuentran editoriales, la industria musical, universidades y escuelas públicas y privadas; ONG’s, medios de comunicación, organismos de derechos humanos, centros de salud, etc”.

“Estas denuncias” -reflexiona- son resultado del ejercicio del poder que incita a la violencia sexual,  y dan cuenta de cómo la violencia en los espacios laborales y escolares son prácticas presentes y normalizadas en nuestro país”.

Por su parte, Andrea Medina Rosas, Abogada y Defensora de Derechos Humanos, plantea que después de 25 años se insiste a nivel mundial que sin derechos de las mujeres no hay derechos humanos, y que las violaciones a los derechos de las mujeres son violaciones a derechos humanos”, por esta razón, considera es relevante hacer presentes las herramientas jurídicas que protegen a las mujeres, y que son resultado de largos procesos en los que han estado involucradas defensoras, legisladoras, funcionarias, feministas “quienes han abierto la brecha para que tener un piso desde donde exigir que la palabra de las mujeres no solo se crea, sino que tenga las consecuencias para vivir en una sociedad libre de violencia”.

Recordó que en el 2003 se creó la Ley General para Prevenir y Eliminar la Discriminación que aporta “lineamientos muy detallados de qué implicaría la reparación del daño de manera integral y transformadora en el ámbito administrativo” que sirve en las escuelas, en las empresas, y también en el ámbito privado.

“Y como toda ley, se tiene que vigilar su cumplimiento, siendo así que en  2007 se publicó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”.  Esta Ley -agrega la especialista- “detalla para cada dependencia en el ámbito laboral y en el ámbito educativo, en la comunidad, qué obligaciones se deben cumplir para el hostigamiento y el acoso sexual, y además plantea la confidencialidad de quien denuncia”.

Cuando se mencionan las estadísticas expresó que un agresor puede estar afectando a varias personas a lo largo del tiempo o al mismo tiempo, y que para poder hacer denuncias o poder llevar procesos, lo ideal es que puedan ir acompañadas por otras solidarias.

Lorena Wolffer, activista y artista feminista, reflexionó que las redes parecen ser la última alternativa de señalamiento que tienen muchas mujeres para hablar de lo que sucede en México, y parecía que en los terrenos del arte y la cultura, incluso la academia y los activismos, estos temas parecían ya superados. “Cómo es que alguien que se dice es de izquierda y que en principio defiende los derechos humanos puede ser también alguien que violenta a las mujeres”.

La artista apunta a que estos movimientos deben ser una llamada de atención,  y que es necesario un cambio de cultura, “reemplazar esto que entendemos como normal, por otras formas de relacionarnos que estén basadas, no en ‘tolerarnos unas y otros, sino en celebrar y respetar nuestras diferencias, desde el reconocimiento de derechos compartidos”.

Eloísa Barrera, como representante del gremio periodístico cita de un informe que redactó la Colectiva Periodistas Unidas Mexicanas hacia finales de diciembre y principios de enero, antes del hashtag #MeToo, que el 63% de las mujeres que trabajan en los medios periodísticos en México han sufrido algún tipo de acoso, hostigamiento, o agresión sexual en el ejercicio de sus labores, mientras que el 84% no cuenta en sus espacios laborales con algún tipo de protocolo que contrarreste estas agresiones.

Eloísa se refiere a lo dicho por la Colectiva en su primer boletín: “¿Cómo concentrarnos en hacer periodismo cuando el 63% de las encuestadas acosadas identifica a sus compañeros de trabajo como los agresores, cómo defender las notas de nuestras secciones en la junta editorial, si somos el 49% de las mujeres acosadas por sus jefes directos, cómo concentrarnos en las preguntas de una entrevista si somos el 43% de las reporteras, fotógrafas y fotógrafas,acosadas por su fuente?.

Un panorama desalentador para la periodista, pero que se “tiene que encarar y darle una solución.  

#MeToo en México ”ha puesto en evidencia que la violencia contra las mujeres es estructural” reflexionó también Nashieli Ramírez Hernández, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, “ha visibilizado que la violencia sexual ha dejado de ser un fenómeno que ocurre en lo privado y  ha pasado a ser parte de la agenda pública”.

Reconoce también que “así como ocurrieron los principios de transparencia y rendición de cuentas en los sistemas democráticos para el contrapeso de la opacidad que perpetúa la corrupciónasí irrumpieron las plataformas libres de información para denunciar la violencia hacia las mujeres, e insistió en la misión de la Comisión que preside, “para acompañar e impulsar los procesos de justicia restaurativa que lleve a justicia, verdad y reparación del daño de las víctimas de violación a sus derechos humanos” como un mecanismo institucional del cual las mujeres deben hacer uso.

Angélica de la Peña, abogada feminista quien ha legislado favor de los derechos humanos de las mujeres, analizó  tres de los marcos normativos que se han mencionando y destacó que en cuanto a la Ley de los Derechos de los Niñas, Niños y Adolescentes, “México dio un cambio trascendental al lograr modificar la constitución para reconocer que las personas menores de 8 años de edad son sujetos, sujetas de derechos”.  

Observó que “las adolescentes menores de 18 años que han ventilado sus casos a través de los #MeToo están en todo su derecho de volverlo a recordar, aún cuando hayan pasado años, porque se trata a violaciones a sus derechos humanos”.

Angélica González, quien también participa a favor de la legislación en materia de derechos de las mujeres se refirió a la importancia de la perspectiva de género en la reforma laboral, que se sigue peleando en la presente legislatura, sin embargo, anunció que en el centenario de la OIT a celebrarse en el mes de junio de este año, se creará el primer convenio sobre violencia y acoso en el ámbito laboral, y al cual deberán comprometerse tanto gobiernos como empresas, recordando que “los derechos laborales son derechos humanos, y los derechos de las mujeres son derechos humanos”.

El acto cerró con una declaratoria en la que las organizadoras reconocen el valor social y político así como la legitimidad de las denuncias que de forma confidencial se han hecho públicas a través del hashtag #MeTooMx y los hashtag asociados, así como el trabajo realizado por las administradoras de las cuentas.  

Algunos datos de las estadísticas

#MeTooAcadémicosMx

Se activa desde el 19 de marzo de este año, sus días de mayor actividad fueron 24, 25 y 26 de marzo y se registran hasta el 30 de marzo: aproximadamente 350 denuncias.

En Universidades se reciben 184 denuncias y del nivel medio superior 36, y en la UNAM 129 denuncias.

Destacan los centros educativos: Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma de Querétaro, Preparatorias, CCH. El Tec de Monterrey, La Salle, El Instituto Don Bosco;  Cedart Chihuahua, Facultad de Filosofía y Letras, Facultad de Derecho, Facultad de Artes y Diseño, Facultad de Ciencias de la UNAM, ENEP Aragón, la ENAH, entre otros recintos más. El acoso sexual es la forma de violencia que más se denuncia, 49.5%”.

#MeTooUNAM

Desde el 28 de marzo hasta el 10 de abril se recibieron 41 denuncias. La escuela que más denuncias ha recibido es la FES Acatlán, las siguientes son la Facultad de Filosofía y Letras, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y la Escuela Nacional Preparatoria.  

#MeTooITAM

Se reconoce hay un problema severo en su comunidad. Denuncian que el 50% de los testimonios que se han recibido se refieren a casos en que las victimas se vieron agredidas por compañeros estudiantes y que arriba del 20%  identificaron a sus docentes como sus acosadores. Arriba del 20% las agresiones se dieron en el salón de clases o en la oficina del profesor. Solamente el 11% de las víctimas han denunciado, y con sólo el 14% de estas denuncias se ha sancionado a los agresores.

#MeTooActivistas.

Se registran 4916 personas seguidoras y describe denuncias de agresores pertenecientes a  organizaciones no gubernamentales  y movimientos sociales.

Tipos de violencias denunciadas: Acoso sexual 45.7%: Abuso sexual 16.99%; 16.23% Violación; 6.17% hostigamiento; 16.23% Violencia Psicológica.

Las organizaciones que más denuncias han recibido: Wikipolítica del ITESO; Centro Regional de la Defensa de Derechos Humanos de Morelos; #YoSoy132; Efecto Útil; Mexicanos contra la corrupción; ITAM y CNH de la UNAM.

#MeTooAgencias

La cuenta obtuvo más de 660 denuncias, y de estas no publicaron 86 porque venían de perfiles falsos. De las agencias que más se reportan es GANEM, Metrix, Agencias Anónimo, BBDO. El tipo de violencias son el acoso laboral y el mobbing.

#MeTooArtes

“En esta cuenta se identifican diferentes profesiones, animadores, actores de doblaje, curadores, poetas, etc. En el territorio de las artes, si bien algunas personas trabajan en instituciones educativas, no son sus lugares de empleo, es decir, su empleo formal es el de ser escritores, artistas, y además dan clases lo cual representa una diferencia. No es lo mismo un periodista que trabaja para un periódico, y que su labor completa es en ese periódico, que un artista visual que pinta o hace una instalación y además de pronto da un taller o una clase en una Universidad. Sin embargo, sí refieren denuncias a lugares específicos como la FAD, la Universidad del Claustro de Sor Juana, y La Esmeralda.

#MeToo Danza

Sus administradoras fueron muy puntuales en decir que si bien su sitio ha recibido pocas denuncias, piensan que tal vez tenga que ver con la disciplina misma. La danza que trabaja con el cuerpo quizá es un territorio que es todavía difícil identificar y/o nombrar y/o señalar a posibles agresores. Tienen 15 señalamientos, y la institución que más se nombra es CEPRODAC.

#MeTooEscritores

Es quizá una de las cuentas más organizadas. Tienen un chat con una participación bastante amplia. Sin embargo han dejado de publicar, hasta el momento tenían 150 señalamientos confidenciales, 44 no confidenciales, están señaladas 147 personas, y las que están señaladas más de una vez son 20.

#MeTooMúsicos

Hay 148 señalamientos; personas señaladas con un solo señalamiento son 69, con dos señalamientos hay siete; con tres hay seis; con siete señalamientos hay dos. Los grupos recurrentes son: Young Tender Life, Colima Ruso, Mon Laferte, Rey Aventurero”.

#MeToo Creativos Mexicanos

Solo operó del 25 al 29 de marzo, quienes la administraron reportaron agotamiento, falta de recursos huamanos para poder continuar con el ejercicio.

134 denuncias que fueron recibidas en total, 102 publicadas, 32 no fueron publicadas por no cumplir con los lineamientos de la cuenta.83 personas fueron mencionadas en un  total de 111 agresiones. 78 de ellas tuvieron lugar dentro de la oficina.”

#MeTooPeriodistasMexicanos

329 denuncias, 79 no fueron publicadas por no cumplir con lineamientos. Pedían que las cuentas fueran verificables y contar la historia directa no a través de un tercero. Y que las violencias se dieran en un espacio de trabajo. Por ello 250 denuncias fueron publicadas. Son 199 los señalados, dos de ellos recibieron de dos a 5 denuncias. Se reportan 74 empersas periodisticas, las más mencionadas y que no han hecho ningún pronunciamiento son La jornada, Grupo Imagen que incluye Excelsior,  Milenio, El Informador de Guadalajara, público son: El Universal, Cuartoscuro, El Economista, Grupo Reforma que incluye también El Norte de Monterrey, Grupo Expansión, Escuela de Periodismo Carlos Septién y ESPN.

Sobre las denuncias, 6 fueron reportadas a RRHH de sus empresas, algunas fueron ignoradas, otras fueron atendidas sin un protocolo, en ninguna se tomaron medidas de protección ni se actuó contra el acosador.

17 fueron presentadas a un jefe o directivo de la empresa, en todos los casos los jefes minimizaron la denuncia o pidieron ir a una instancia oficial o área de RRHH.

8 fueron interpuestas a autoridades o ministerios públicos, en algunos casos, los procesos siguen abiertos.

Related posts