Oligopolios de comida “chatarra” buscan lucro, deslinde y culpables en muertes por Covid

Por Rivelino Rueda

Sin asumir su responsabilidad en el 71% de los 30,639 decesos oficiales registrados por la Secretaría de Salud hasta el domingo 5 de junio, es decir, en 21,753 muertes, los oligopolios de alimentos y bebidas “chatarra” en México han puesto en marcha, desde hace unas semanas, una estrategia para descarrilar las acciones del gobierno federal para la pandemia del Covid-19

De la mano de medios de comunicación abyectos a los intereses económicos de estos corporativos (Grupo Femsa, Grupo Bimbo, Pepsico, Grupo Alsea, Grupo Coca Cola, Nestlé, entra otros), la estrategia ahora se ha basado, como antes fueron las pruebas, en el número de decesos por coronavirus.

Es simple. Se pretende culpar a las autoridades del número total de decesos por la pandemia y deslindarse a toda costa de las comorbilidades generadas por el consumo de sus productos (hipertensión, diabetes, obesidad, infartos cardiovasculares y cerebrovasculares, entre otros), las cuales son el motor de las defunciones en la crisis epidemiológica, pero además del 50% de los decesos registrados en México en los últimos años.

Sin contextualizar densidad poblacional en cada país, realidades sociales, pero sobre todo el número de comorbilidades que se registran en estas naciones por los malos hábitos alimenticios, medios de comunicación afines a estos oligopolios le han dado prioridad a titulares como: “México rebasó a Alemania en número de muertos”. “México ya es sexto en muertes por Covid”. “México ya rebasó a España”. “México ya rebasó a Francia”.

Dos ejemplos. El 22 de junio, luego de que la Secretaría de Salud presentó el informe semanal de comorbilidades asociadas a los decesos por Covid-19 (que este día registró 22,584 defunciones), el cual alcanzó el 71%, el periódico Reforma, en su edición digital, subió una nota con el siguiente encabezado: “Registran 29% de defunciones sin comorbilidades”.

En este caso, el deslinde de ese 71% de muertes asociadas a enfermedades causadas por la mala alimentación de los mexicanos, a partir de productos “chatarra”, fue muy burdo. La intención fue remarcar que el 29% de los decesos eran por obra y gracia –según Reforma y este grupo de empresas—responsabilidad del gobierno federal.

Para el 2 de julio, la columna Templo Mayor, del periódico Reforma, cuestionó a Hugo López-Gatell, vocero único del gobierno federal para la pandemia de Covid-19, que “¿cómo estaba durmiendo?” por una situación de una supuesta falta de ventiladores en Zihuatanejo, Guerrero.

En la conferencia de prensa de este sábado 4 de julio, Reveros reformuló la pregunta al subsecretario de Salud:

–Un periódico preguntó en la semana que cómo duerme el doctor Gatell ¿Cómo duerme el doctor López-Gatell?

–Pues pocas horas, pero intensas. Pocas horas en general desde que empezó este operativo. Antes incluso de que tuviéramos el primer caso mi promedio de sueño es de tres horas y media. Ese es el tiempo que duermo.

–¿Y tranquilo?

–Pues no tranquilo. Todos los días y todas las horas del día estoy enfocado en esto. Desde luego tengo que atender otras responsabilidades de mi cargo y de mi encargo como subsecretario, pero esta es mi prioridad mayor y me ocupa la atención cada minuto del día.

–¿Y cómo cree que estén durmiendo los dueños de estas empresas que generan estos productos “chatarra”, teniendo en cuenta que el 71% de estas muertes en la pandemia son por comorbilidades asociadas a la mala alimentación?

–Yo lo que diría es que hay una enorme oportunidad de reflexión sobre nuestro modelo de vida y nuestro modelo de consumo, pero también quien se ha enriquecido por décadas a partir del consumo de productos que han dañado a la población, que en el caso de México matan a la mitad, y que hoy son un contribuyente importantísimo de la mortalidad por Covid en México.

“Varios de estos medios esta semana destacaban que México rebasó a España, que México rebaso a Italia, que México no baja la letalidad, pero este es el México que tenemos, el México que nos produjeron con este tipo de productos. Entonces yo creo que hay una enorme oportunidad para la reflexión. Ignoro cómo puedan estar durmiendo, pero creo que hay una enorme oportunidad para reflexionar y cambiar nuestro sistema alimentario hacia uno que sea más justo, más saludable, más sostenible, e incluso más competitivo”.

***

Magdaleno Tlacuatl Cabrera, joven estudiante de la comunidad de Santa Clara Ocoyocuán, Puebla, escuchó la conferencia vespertina del sábado 4 de julio de López-Gatell Ramírez. Impotente, manda un mensaje de chat en Facebook a la cuenta de Reversos.

“La obesidad no nada más viene de los azúcares, son muchos factores. Entre ellos la carne de res, pollo, puerco. En las granjas como los engordan. Agréguele el estado de ánimo de las familias. Las preocupaciones”.

***

De la tragedia al lucro. Del lucro al cinismo.

Y es que en medio de las muertes por Covid-19 provocadas por las enfermedades asociadas a la mala alimentación de la población, estos grupos oligárquicos han puesto en marcha campañas publicitarias con la consigna “Juntos saldremos adelante” o “Hagamos esto juntos”.

En un notorio deslinde de su responsabilidad en esta pandemia, las corporaciones de productos “chatarra” tampoco han hecho gran cosa para contribuir a enfrentar la crisis epidemiológica, a pesar de las enormes ganancias anuales que genera la venta de estos alimentos y bebidas con escaso nivel nutricional y motor de decenas de enfermedades crónicas.

Y aunque también son los principales inconformes por el número de pruebas que realizan las autoridades sanitarias entre la población para detectar casos positivos de coronavirus (637,879 en instituciones públicas y 80,749 en instituciones privadas hasta el 3 de julio), en ningún momento han planteado la posibilidad de hacer una donación de test a través de sus distintas Fundaciones.

No ayudan. No aportan. Cuestionan todo. No dan soluciones. Ese es el resumen de su papel en esta epidemia.

De acuerdo con el Informe Anual 2019 de Grupo Femsa, que tiene como producto estrella el refresco Coca Cola, el ingreso total de esa empresa el año pasado fue de 506 millones 711 mil pesos, es decir, ganancias por encima del presupuesto de cualquier instituto de alta especialidad de la Secretaría de Salud.

El organismo que más recursos recibirá este 2020 es el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, con un presupuesto de 468 millones 527 mil 342 pesos, y le siguen el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “Ismael Cosío Villegas”, con un presupuesto de 271 millones 225 mil 669 pesos.

Además, el Instituto Nacional de Pediatría, con 269 millones 771 mil 576 pesos; el Hospital General de México «Dr. Eduardo Liceaga», con 268 millones 181 mil 185 pesos; el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, con 236 millones 632 mil 369 pesos, así como el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, con 226 millones 097 mil 378 pesos.

***

Danilo Albarrán, propietario de una heladería en Chapa de Mota, en el Estado de México, envió un mensaje al chat de Reversos de Facebook el domingo 5 de julio al mediodía. El señor cometa:

“Nunca me imaginé que esa comida y esa bebida eran veneno. Mis dos hijas, mi esposa y yo tenemos diabetes y tenemos mucho miedo de contagiarnos con el coronavirus. Es una chingadera que esas empresas no pongan en sus productos el daño que causan”.

***

Ni en el Informe Anual 2019, ni en los portales de internet de Grupo Femsa, Fundación Femsa, Grupo Coca Cola o Fundación Coca Cola, aparece, ni por equivocación, las palabras comorbilidad, hipertensión, diabetes, obesidad, sobrepeso, infartos al miocardio o cerebrovasculares, o riesgo para la salud.

Sin embargo, en la página web de Fundación Coca Cola se presumen acciones de “solidaridad” en la pandemia por Covid-19, como el haberse sumado al Plan DN-III de la Secretaría de la Defensa Nacional “con la entrega de más de 231 mil litros de agua embotellada a 35 hospitales militares y del Instituto de Salud para el Bienestar, además de 25 mil caretas de protección hechas con PET 100% reciclado”.

Otra acción de la que se jacta esta empresa es la del lanzamiento de una lata conmemorativa por la pandemia: “Mantenernos cerca a pesar de la distancia, y esta lata edición especial es un reconocimiento, agradecimiento y para enviar un mensaje de unión y optimismo en un momento en el que solo saldremos adelante con el esfuerzo de todos”.

“Desde Fundación Coca-Cola contribuimos para ampliar en un 50% la capacidad del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias para atender a pacientes con Covid-19”, destaca la Fundación Coca Cola en otra de sus acciones por la pandemia.

También este corporativo presume una donación de 212 mil caretas de protección a varias instituciones médicas, en la cual se utilizó su planta de reciclaje PetStar y se utilizaron 24 toneladas de PET para lograrlo.

Además, Fundación Coca Cola señala que, junto con otras empresas y fundaciones, “nos solidarizamos y adaptamos el Centro CitiBanamex para convertirlo en una Unidad Temporal para la atención de pacientes con Covid-19”.

En cambio, el sistema de salud en México gasta aproximadamente 85 mil millones de pesos anuales en tratamientos para los pacientes con diabetes, la segunda comorbilidad asociada con los decesos por Covid-19.

Durante el año 2017, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica informó que se registraron más de 335,000 nuevos casos de diabetes mellitus tipo 2 en México, mientras que el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) reportó que de las 722 mil 611 muertes registradas en 2018, el 50% (361,305 decesos) estuvieron relacionadas con padecimientos crónico-degenerativos.

***

Al sumar 29,189 decesos confirmados por la pandemia de Covid-19 en México hasta el 2 de julio, de las cuales el 70 por ciento son por comorbilidades como hipertensión, diabetes y obesidad, Hugo López-Gatell subrayó que el principal motor de esta epidemia y la causante de la mayoría de las muertes en el país es la enorme cantidad de enfermedades crónicas, derivadas de una mala alimentación y del deslinde de las empresas que hacen estos productos.

En la conferencia de prensa vespertina del jueves 2 de julio, el vocero de la pandemia del gobierno federal por el coronavirus enfatizó que la causa principal de decesos en el país es por “el enorme consumo de alimentos industrializados, procesados y ultraprocesados”.

López-Gatell Ramírez anotó que esto quiere decir que estos productos “vienen empaquetados y son productos no naturales, que han sido modificados industrialmente y a los que se les agregan enormes cantidades de distintos azúcares, principalmente jarabe de maíz alto en fructuosa, distintos aditivos, sal en exceso y grasas saturadas”.

Puntualizó que esta es la realidad que tenemos en México desde hace 30 o 40 años y, sin mencionarlos por su nombre, señaló que sería bueno que grupos como Femsa, Coca Cola, Bimbo, Sabritas, Barcel, Pepsico, Tía Rosa, Wonder, de la mano de medios como Grupo Reforma, que estas empresas y medios también hablen de los daños que causan estos productos y de la mortalidad que están provocando en esta pandemia.

“Uno de estos periódicos (Reforma), es llamativo, porque ha estado insistente en comparar la mortalidad de México y otras variantes, pero al mismo tiempo, cuando se habla de enfermedad crónica metabólica: diabetes, hipertensión, obesidad, y se habla de refrescos y bebidas azucaradas, de comida chatarra, este mismo periódico suele publicar extensos artículos firmados por “el staff”; no sabemos quién es el ‘staff’, es un poco un misterio; quizá es el editor, la editora o los dueños de las compañías que producen estos productos

El funcionario expuso que México enfrenta la epidemia de Covid con su realidad: obesidad y sobrepeso, tres cuartas partes de la población  mexicana. Diabetes, 14 por ciento de las personas mayores de 20 años. Hipertensión, 35 por ciento de las personas mayores de 30 años”, resumió el subsecretario de la Secretaría de Salud.

Destacó además que las principales causas de muerte en México en los últimos 15 años han sido por enfermedades cardiovasculares, por infartos al corazón o infartos cerebrales, generalmente causados por la hipertensión; diabetes, con sus múltiples complicaciones, perdida de la vista, pérdida de la función de los riñones, pérdida de la función de la circulación, que frecuentemente lleva a amputaciones.

Además, múltiples formas de cánceres; enfermedad crónica de hígado, relacionada con el excesivo consumo de alcohol, y también con la enfermedad crónica-metabólica por un fenómeno que se llama “hígado graso”.

López-Gatell indicó que si bien el total de decesos que se han presentado hasta hoy no perecieron en un escenario de hospitales saturados, recalcó que la pandemia por Covid “le quitó la vida a personas adultas mayores, principalmente”.

Sin embargo, mencionó que “dramáticamente en México, a diferencia de Europa, donde hubo epidemias explosivas, a personas que tienen enfermedades crónicas, ¿cuáles?, hipertensión, diabetes, obesidad, tabaquismo”.

Y preguntó: “¿Por qué se dieron estas enfermedades? Por una mala alimentación. ¿Motivada por qué? Por una dieta que está basada en productos industrializados de bajo nivel nutricional y altísimo nivel calórico, sólidos y líquidos, bebidas azucaradas, refrescos, que son el líquido principal en algunas poblaciones”.

El subsecretario dijo que también en este punto se nota la gran desigualdad social, porque “hay poblaciones más empobrecidas que tienen un consumo de refrescos más alto”.

***

El 31 de octubre de 2019 faltaban 13 meses para que se registraran los primeros casos de Covid-19 en el mundo, en la región de Wuhan, en China; 15 meses para que se reportara el primer caso en México (28 de febrero) y 16 meses para el primer deceso en nuestro país (18 de marzo).

Sin pandemia de por medio, en esa fecha el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) presentó el Informe Anual de Mortalidad en México 2018, en donde reportó un total de fallecimientos en ese año de 722 mil 611 defunciones, de las cuales el 88.4% se debieron a enfermedades y problemas relacionados con la salud.

Todavía no había coronavirus, pero el reporte de ese organismo constitucional autónomo registró que las tres principales causas de muerte en México, tanto para hombres como para mujeres, fueron las enfermedades del corazón, con 149 mil 368 casos, es decir, el 20.7% del total de decesos; diabetes mellitus, con 101 mil 257 casos, el 14% del total, y tumores malignos (cánceres), con 85 mil 754 casos, el 11.9%.

El Inegi señaló que del total de las muertes ocasionadas por enfermedades del corazón, que asciende a 149 mil 368 casos, las isquémicas (reducción del flujo sanguíneo al corazón por bloqueo parcial o total de las arterias), representaron el 72.7%, con 108 mil 616 casos, seguidas por las hipertensivas, con 15.9%, es decir, 23 mil 715 casos, y las relacionadas con la circulación pulmonar y otras enfermedades del corazón, con 10.9% (16 278 casos).

A principios de abril de 2020 las alarmas se encendieron en el sistema de salud mexicano, al detectarse que la mayoría de los decesos que se estaban presentando por el coronavirus tenían una relación estrecha con pacientes que padecían enfermedades crónico-degenerativas como la hipertensión, la diabetes y la obesidad, todas relacionadas con la mala alimentación.

También se encendieron los “focos rojos” para los oligopolios de productos “chatarra”. Primero fue la intensa campaña por la exigencia de pruebas de Covid.

Luego vino esta estrategia de cuestionar el elevado número de decesos a través de millonarias inversiones en medios, “líderes de opinión” y redes sociales para deslindarse y buscar culpables en el 71% de muertes asociadas con enfermedades provocadas por la mala alimentación y por el consumo de estos productos de escaso valor nutricional.

Este domingo 5 de julio, luego de que el subsecretario de Salud puso en dedo en la llaga sobre el tema, en la tarde-noche se generó una tendencia en Twitter con el hashtag #RenunciaGatell.

Sin embargo, el lunes 29 de junio, el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, presentó una gráfica donde se confirma la dimensión de la tragedia y la responsabilidad no asumida de estos corporativos ante la pandemia.

El total de decesos por Covid en esa fecha en México era de 27,121. El 71% de esos fallecimientos estuvieron asociados a personas que padecían enfermedades como hipertensión, diabetes y obesidad, es decir, 19,255 casos.

De esos 19,255 decesos por comorbilidades, 42% fueron por hipertensión, es decir, 8,087 defunciones; 37% por diabetes, es decir, 7,124, y 25% por obesidad, es decir, 4,813. Esta suma representa un número de decesos equivalente a dos veces la capacidad del Auditorio Nacional.

***

“Acá en la Sierra de Zongolica nomás llegan esos productos a las tiendas, los refrescos de Coca Cola y los panes. Es lo que está a la mano. La carne, el huevo, el pollo, la fruta es muy cara. Es para lo que alcanza”.

Anselmo Ruiz, trabajador de seguridad en una empresa privada, comenta lo anterior en el chat de Facebook de Reversos….

Related posts

One Thought to “Oligopolios de comida “chatarra” buscan lucro, deslinde y culpables en muertes por Covid”

  1. Juan Pablo Sánchez Barragán

    Rivelino, crees que el gobierno colabora directamente con las empresas de productos chatarra para evitar que la población de México se estanque en sus manos hábitos alimenticios?

Comments are closed.