Once periodistas desmenuzan El México que se avecina

Por Rivelino Rueda 

Los poderes fácticos que no acaban de fenecer; los históricos rezagos sociales que no terminan de afianzarse; la descomposición social por una guerra ajena en contra de grupos criminales que controlan grandes porciones del territorio nacional, y un penoso papel en temas de los que se pensaba iban a ser de corte progresista durante el actual gobierno, como los feminicidios, la urgente cuestión sobre el cambio climático o el respeto a los derechos y territorios de pueblos y comunidades indígenas, son algunos de los asuntos que ha quedado a deber (y que parece no tendrán cambio alguno en lo que resta del sexenio) la llamada Cuarta Transformación y su principal protagonista: Andrés Manuel López Obrador.

En el libro El México que se avecina (Harper Collins, 2021), diez periodistas en activo, coordinados por Julio Hernández «Astillero», desmenuzan con agudeza, investigación, análisis, datos duros, evidencias y pensamiento crítico, el devenir de un movimiento hecho gobierno que, si bien ha dejado una huella enorme al poner por delante a «los eternamente olvidados», ha dejado mucho que desear en asuntos que se pensó quedarían en el pasado.

 Sin recurrir al recurso fácil de tomar partido en una coyuntura extremadamente delicada en la historia del país. Sin abonar a la polarización o a la descalificación, los once periodistas que participan en esta convocatoria editorial aportan visiones fincadas en lo más valioso del oficio periodístico: la investigación y la descripción de hechos concretos.

Y es que la llamada Cuarta Transformación, sí, es un fenómeno que se debe abordar desde su justa dimensión histórica, sobre todo por el camino recorrido para llegar al poder (dos elecciones presidenciales con serías dudas sobre su legalidad y legitimidad), múltiples recorridos por todo el territorio nacional por parte de López Obrador para ir construyendo una base electoral, una férrea oposición a los gobiernos del PRI y del PAN, y un contundente triunfo electoral en 2018, no visto desde 1934, cuando Lázaro Cárdenas del Río asumió el poder.

Pero también este gobierno se debe medir por sus tropiezos, por las altas expectativas que generó en la campaña presidencial de 2018, por los desatinos constantes en distintas áreas de la administración pública, principalmente las que provocaron que hace casi tres años la ciudadanía se volcara a las urnas para exigir un «cambio verdadero»: combate a la inseguridad, a la corrupción y erradicación de la impunidad».

En el libro El México que se avecina, las y los periodistas invitados narran con precisión esos desatinos en el obradorismo, desde sus constantes enfrentamientos con los medios de comunicación que no siguen la línea gubernamental, hasta la profunda inconsistencia que llevó a AMLO a prometer desde hace unos años «regresar al ejército a sus cuarteles», para que al final las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional se hayan convertido en la columna vertebral de su gobierno.

Julio Hernández, Elisa Alanís, Arturo Cano, Álvaro Delgado, J. Jesús Esquivel, Frida Guerrera, Alejandro Páez Varela, Ricardo Raphael, Carolina Rocha Menocal, Arturo Rodríguez y Claudia Villegas, más allá de filias y fobias, más allá del simplismo del discurso entre «buenos» y «malos», entre «chairos» y «fifís», describen una incierta realidad basada en evidencias, que también se detonó por el cuestionable manejo de la pandemia de Covid-19.

Los escenarios no son halagüeños para la 4T y para su máximo líder, sobre todo si se tiene en cuenta la inercia que –por acción o por omisión– han develado diversas incongruencias y contradicciones entre el histórico discurso de justicia social de Andrés Manuel López Obrador y la práctica desde el poder presidencial.

A pesar de ello, el fundador de dirigente máximo de Morena, mantiene una alta popularidad de cara a los comicios federales intermedios de junio y al referéndum para la revocación de su mandato, programado para 2022. El motivo: una oposición desdibujada tras su contundente derrota electoral hace dos años y medio, sin argumentos convincentes sobre las soluciones que tienen para remediar el desastre que dejaron sus gobiernos y sus instalaciones, pero sobre todo ridiculizándose a sí misma al tratar de vender un viraje con los mismos rostros de siempre.

Los desafíos de la Cuarta Transformación son múltiples a tres años y medio de concluir su mandato. 

Hasta ahora, su paso por la historia sólo quedará marcado por haber derrotado –más por un hartazgo ciudadano hacia los partidos tradicionales– a un sistema que se empeñó en reproducir, sexenio tras sexenio, prácticas propias de una cleptocracia mitómanos, que por haber consolidado efectivamente una transformación como la Independencia, la Reforma o la Revolución, como lo prometió AMLO en su campaña presidencial.

Le quedan tres años y medio a una administración que ha jurado y perjurado que «no es igual» a los gobiernos anteriores, pero que en el discurso y en los hechos va dando tumbos en asuntos como los feminicidios, la lucha de pueblos y comunidades indígenas por sus territorios y en la defensa del medio ambiente, o la defensa de los derechos humanos de los miles de migrantes de tránsito o de estadía en suelo mexicano.

Julio Hernández, en el texto de apertura de este libro, resume en unas líneas los retos y los dilemas de la Cuarta Transformación, a dos años y medio de asumir el poder presidencial:

«Ningún presidente de México, como AMLO, ha concentrado tanto poder en tiempos de paz, con formato institucional y en un jaleo más o menos aceptable. Pero tampoco ha habido en la historia moderna un presidente en circunstancias tan difíciles para el ejercicio de ese poder y, aún peor, para el intento de un cambio profundo desde un legado cercano al desastre».

@RivelinoRueda

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts