¿Qué pasó con Chile, Holanda y Estados Unidos?

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

El hecho de que Chile, Holanda y Estados Unidos estén ausentes de la Copa del mundo es de llamar la atención por tratarse de equipos importantes en el escenario contemporáneo internacional en términos futbolísticos.

Holanda arrastra una crisis institucional que desemboca en una directa afectación a sus respectivas selecciones nacionales; como nunca los holandeses tienen al enemigo en casa y es que en los recientes años han acumulado fracasos por la no asistencia a la Copa Euro 2016 y la ausencia también a este mundial de Rusia 2018.

Pareciera que Holanda no comulga con sus tradiciones deportivas y hasta se pone el pie para tropezar y hacerlo de manera estrepitosa, haciendo el ridículo y faltándole al respeto a su esencia y su tradición en el futbol mundial. Al igual que con Italia prevalece un cabal desentendimiento entre los clubes de la Eredivisie y la Federación local, y además no hay comunión con la prensa en términos generales.

Hoy, Holanda tiene en puerta la solución a corto plazo de esas ropas que desde casa deben lavarse si aspiran a quitarse la sombra del eterno aspirante a ganar el mundial sin poderlo conseguir aún. El nivel y la estructura deportiva la tienen aún sin falencias importantes, tan solo pequeñas cortaduras.

Chile, en cambio, tuvo una inflexión abismalmente a la baja en términos deportivos teniendo como máximo responsable al entrenador argentino Juan Antonio Pizzi quien ha venido a destruir categóricamente muchos de los elementos que le han dado una fortaleza estructural al futbol asociación chileno; el vestidor está roto y las figuras más importantes del equipo nacional no se sienten cómodas con los planteamientos tácticos de su entrenador.

Además Chile no ha considerado ir integrando de a poco un recambio generacional en algunas zonas del campo. Pareciera irónico que luego de ser bicampeón de América y haber hecho un dignísimo mundial en Brasil 2014 hoy esté fuera de la Copa del mundo. Sin embargo la esencia y la estructura deportiva chilena está casi intacta y hay tiempo de replantear caminos como un posible relevo de timón en el banquillo de la selección.

Estados Unidos le ha faltado al respeto a su esencia ganadora, a sus valores morales y triunfales elementales desde el deporte; las formas en que los norteamericanos se cayeron a pedazos en la eliminatoria de CONCACAF para Rusia 2018 no se entienden desde la perspectiva del deporte nacional en Estados Unidos.

Existe una incompatibilidad entre la Federación y la MLS, parecieran dos entes de diferentes naciones, no hay sinergia entre el vestidor y los directivos, la prensa está muy enojada con el equipo nacional porque las grandes figuras históricas del equipo nacional han gestado este 2017 una imagen muy negativa desde la TV y los espacios de debate sobre el actual plantel, haciendo que muchos aficionados externen su calentura y su enojo.

Queda claro que el Futbol Soccer ya es trascendental al interior de Estados Unidos. Se llega a hablar que inclusive hay jugadores que no se sienten identificados ni comprometidos con Estados Unidos y que sólo les interesa jugar partidos con la Selección por los contratos comerciales con las empresas nacionales como Under Armour o Nike.

Mientras el ascenso comercial y deportivo de la MLS es progresivo y constante, el deterioro de la estructura deportiva de las Selecciones nacionales de Estados Unidos se consolida a la baja y la perdición, aspecto por demás grave. Pareciera un barco sin timón y a la deriva. Algo fundamentalmente grave para la importancia incluso social y política del deporte al interior de Estados Unidos.

DETALLES A RECONOCER PARA RODRIGO ARES DE PARGA

 

Hace algún tiempo en este espacio publiqué en mi trabajo “Colapso Capitalino: Crisis de Pumas y Cruz Azul” algunos aspectos deportivos que tienen en un marasmo importante al equipo de la Universidad Nacional.

Sin embargo, algo que no debe dejarse de destacar y reconocer es la labor de reconstrucción (pensada al largo plazo) de la cantera, que va desde el trabajo con el mejor talento universitario de acuerdo a las exigencias, parámetros y cotas contemporáneas y modernas, así como la mejora en las instalaciones donde se forman los jóvenes futbolistas, el financiamiento para el escauteo y visoreo, el financiamiento para la participación de los equipos juveniles de Pumas en torneos Piloto a nivel mundial, y sobre todo el fortalecimiento del sello universitario en el trabajo psicológico del juvenil puma, algo que también ya no era trascendental.

Hay muchos aspectos deportivos y con el primer equipo de Pumas que mejorar de manera urgente, inclusive aspectos de la cantera, pero sin duda que la parte inicial de la reconstrucción y el armado de un proyecto para darle una mejor viabilidad a la cantera universitaria va por buen camino y ese si puede considerarse un acierto directivo para Rodrigo Ares de Parga.

Related posts