¿Problemas de pareja?

A partir de este número, damos la bienvenida a la nueva columna de Astrid Perellón: “Amarse sin matarse”, la cual abordará temas relacionados con  el amor en pareja y todo lo relacionado con la salud emocional. Esperemos sea de su agrado

 

Por Astrid Perellón

 

¿Problemas de pareja? El silencioso error #1 (y no tiene nada que ver con él)

 

Soy una mujer fuerte. Podría hacer todo yo sola. Mi hija y yo: es lo único que necesito. Hay mañanas en las que despierto queriendo comerme al mundo. Pero a veces me voy a dormir queriendo divorciarme. ¿Te suena familiar? Así sonamos tú, yo y todas por culpa de un grave error que nos sigue en secreto; nos sigue como un stalker con su mirada pesada y morbosa.

 

¿Por qué te digo esto yo precisamente?

 

Llevo 27 años publicando cuentos de hadas, 20 especializándome en el manejo de emociones y tan solo 8 años viviendo con mi esposo. ¿Pero te confieso algo chistoso? Hasta que viví con él me di cuenta que los cuentos de hadas sí hablan de la vida real; de hecho, revelan fórmulas precisas para conseguir el <<felices para siempre>> pero no los sabemos leer. ¡Y no solo los cuentos!

 

¿Te gustan los tests! Responde esto:

¿Qué tan bien puedes leer a las personas? Sin ir muy lejos, ¿cuántas de tus amistades están casadas? ¿Por cuántas décadas se aguantan? ¿Notas si son felices? ¿O te has llevado sorpresas cuando anuncian su divorcio o la violencia que vivieron? Ahí lo tienes. Si no podemos leer a las personas que nos rodean, ¡cómo podríamos captar lo que fue contado hace tanto tiempo en forma de cuento de hadas!

 

El error #1 te pone el pie 

Ahí tienes prueba de lo sutil que es el Error #1. No, no me refiero a creer en los cuentos de hadas. El error que hunde cualquier relación es creer que puedes saber en verdad lo que ocurre con el otro, tratar de leerlo, tratar de interpretarlo o pedirle que organice su maraña mental para <<aclararte las cosas>>. Puede llevarnos toda una vida de terapia pero, en realidad, no la necesitas si haces lo siguiente.

¿Qué puedes hacer ya mismo?

Si renuncias a querer <<leerlo>> como si fueras Sherlock Holmes, te tomará, al menos, 3 semanas superar tu agobio o tu necesidad tremenda de querer asfixiar a tu príncipe para que agarre el tono correcto de azul.

En esas 3 semanas pasará lo siguiente:

LEY DEL AUTOBOICOT: Tu cerebro tratará de luchar y volver a actuar como antes (interpretar al otro).

TRAMPA NEURONAL: Tus emociones se sentirán como reales; querrás tomar decisiones dramáticas.

FASE DEL RITMO: Las cosas desagradables se notarán más pues estarás afinando tu percepción.

Pero, tras esas 3 semanas, por fin descubrirás una sensación poderosa: las ganas de leerte tú. ¿Qué te gustaría descubrir en ti? ¿Una pasión? ¿Tu verdadero propósito? ¿Tu capacidad de lograr?

 

Lee más en mi blog:

https://www.astridperellon.com/amarse-sin-matarse

 

Related posts