¿Qué es ser niño?

Por Astrid Perellón

Acaba de decirme un papá que soy cruel con los que me presentan ideas para educar niños. No sé por qué sería cruel preguntarles, antes que el contenido, el objetivo, ni siquiera el costo… ¿cuál es tu visión de lo que es un niño?

Si contestan cualquier cosa que contenga las palabras moldear, formar, educar, instruir, cultivar, adiestrar, condicionar, construir, concientizar, orientar, inspirar, motivar, apalear, liberar, entender, clasificar, etiquetar, calificar… ¡etcétera! Los descarto. ¿Por qué su visión de un niño tendría que incluir lo que un adulto puede hacer por él? Los niños no son nada de eso. Necesitan comida, techo, abrigo, seguridad-afecto como cualquier adulto. Fuera de ello. ¿Qué hace a un niño, niño?

Si se cubren sus necesidades básicas podemos entonces descubrirlo con un nuevo enfoque: observarlo, apreciarlo, conocerlo y facilitarle las experiencias que desea. Esta actitud o visión es como si admitiéramos: ¿qué eres? ¿qué buscas? ¿por qué no naces adulto? ¿Por qué primero somos niños?

El mismo papá preguntó entonces cuál era mi visión de Niño, a lo que admití que podría cambiar mientras más los observo. Por hoy, un niño es una consciencia enfocada en cierto cuerpo para explorar intereses y realizar ideas. La diferencia con el adulto es que éste olvida cómo hacer todo ello a lo que venía. Es así que los que desean ser bailarines profesionales vuelven a arrastrarse por el suelo y a jugar a contorsionarse. Los que desean vender marcas vuelve a pensar e inventar cosas ridículas y fantasiosas. Aquellos con intención de ser líderes encumbrados deben recordar relajarse y divertirse con lo que hacen para inspirar a otros. En suma, el adulto trata de reproducir las conductas que perdió de niño, tratando de ser adulto.

¿Cuál es tu propia visión de un niño? Tu respuesta cabal podría indicarte con claridad qué cualidades recuperar para destacar en el mundo de los adultos.

Es un fenómeno tan claro como aquella fábula del aquí y del ahora que no es mía sino del mafaldavilloso Quino: <<Se debería empezar muriendo y así ese trauma quedaría superado. Luego te despiertas en un Hogar de Ancianos mejorando día a día. Después te echan de la Residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión. Luego, en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro. Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral. Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo, no tienes problemas graves y te preparas para empezar a estudiar. Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé. Y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, roomservice… Y al final… ¡Abandonas este mundo en un orgasmo!>>

 

Artículos relacionados