¿Quién le ha metido a la cabeza a Mancera que puede ser presidente?

Por Juan Alberto Alva Alvarez

En días pasados escuchaba con atención una entrevista que le hicieran al todavía Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, en donde le pedían su opinión sobre el llamado Frente Ciudadano por México, que pretenden formar los partidos de la Revolución Democrática, Acción Nacional y Movimiento Ciudadano.

Llama particularmente mi atención el hecho que, palabras más palabras menos, Mancera condiciona que si no hay un método “democrático” de elección del candidato del llamado Frente, él no iría con ellos. Días después aseguró que la formación de ese Frente se debía a él y que era la única opción políticamente competitiva para ganar en las próximas elecciones presidenciales.

Al dar seguimiento a todo este tema del Frente y Mancera surgió una duda, que espero pueda en algún punto ser aclarada, y lo ideal es que fuera por el propio Miguel Ángel Mancera. ¿Qué le hace suponer al todavía encargado de la Ciudad de México que es una opción viable para dirigir este país, cuando ha sido claramente demostrado que simple y sencillamente la Ciudad de México le quedó grande y se le ha salido de las manos, que no hay manera en que pueda considerarse su gestión como de vanguardia o de progreso para esta gran Ciudad?

En primer lugar, la inseguridad en la Ciudad de México ha ido en aumento Según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) del mes de abril del año 2017, la percepción de la sociedad capitalina en relación con el año 2016, en el tema de inseguridad creció, del 88 por ciento al 92.9 por ciento; asimismo, el informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que la incidencia delictiva ha crecido a 18 mil 849 delitos por cada 100 mil habitantes, que están por encima de la media prevista.

Cada vez es más común observar videos en redes sociales de robos con violencia a transeúntes, a personas a bordo de sus vehículos; además de lo anterior, el índice de feminicidios ha aumentado, y lo más lamentable es que lejos de aceptar que hay una crisis y que cada vez se asesinan a más mujeres por ese simple hecho de ser mujeres, el Gobierno de Miguel Ángel Mancera maquilla los datos, dando cifras que no coinciden con la realidad y argumentando que van bien.

No debe olvidarse el incremento en la distribución y venta de drogas en escuelas y en la propia Universidad Nacional Autónoma de México, e incluso hablar de un Cartel de la Ciudad de México; la ineficacia de muchos policías y sobre todo los salarios miserables que se les da a los mismos elementos .

Otro problema fundamental que el Jefe de Gobierno no ha podido solucionar es el del transporte público. Para empezar, el cada vez más desgastado Sistema de Transporte Colectivo Metro, al tener Líneas a las que no se les da mantenimiento, trenes que no son suficientes para toda la población que usamos ese transporte, las contingencias en horas pico que hacen cada vez más deficiente el servicio, han hecho que sea cuestionada la gestión de Mancera.

En algún punto de su gobierno escuché que el mandatario capitalino se jactaba que el Metro era un medio de transporte que podía competir con cualquiera en otro país, y que su costo era bastante bajo para la calidad de servicio que se brinda, ya que un servicio así, debería oscilar entre los 9 y 10 pesos por viaje.

En realidad, señor Mancera ¿esa es su perspectiva? Yo le pregunto: ¿alguna vez ha viajado en el Metro de la flamante Línea 12, por cierto, herencia de su amigo Marcelo Ebrard, a las 07:00 horas, en dirección a Mixcoac? ¿Alguna vez ha viajado en esa misma Línea en dirección contraria, pero a las 19:00 horas? La respuesta desde luego es un NO, así que opine cuando tenga conocimiento de causa, y pongo ese ejemplo por ser la Línea más conflictiva desde su polémica construcción.

La misma situación sucede con el Metrobús, en donde cada vez es más deficiente el servicio que se presta, siendo insuficientes las unidades y qué decir de los taxis. Todos los días veo taxis con la leyenda en sus placas “En trámite”, es decir, circulan taxis sin permiso, o de los llamados “piratas”, que con una simple leyenda pueden circular sin ningún problema por las calles de esta Ciudad. Corrupción al 100 por ciento.

La calidad del aire cada vez está peor, el tránsito va en aumento, lo cual se pudo observar el día lamentable del sismo del 19 de septiembre, prácticamente la Ciudad colapso. Si a eso se le suman calles con baches, o cerradas porque los vecinos colocan objetos que restringen el acceso a las mismas; servicios de salud ineficaces y empleos mal pagados, aunado a que van de la mano actos de corrupción que, por los mismos hechos lamentables del sismo de septiembre pasado salieron a la luz al haberse otorgado permisos para construcciones que no cumplen con las formalidades establecidas en la ley.

Además de todo lo expuesto, las mafias que se han creado alrededor de las delegaciones, sin que haya un trabajo en conjunto del Jefe de Gobierno con los distintos Jefes Delegacionales, acusados muchos de ellos de corruptos e ineptos en sus cargos. Y qué decir de su puntada de las llamadas “fotomultas”, que no son más que un verdadero robo sin una opción de defensa por parte de los ciudadanos y un abuso por parte de las autoridades distinguidas de esta Ciudad.

Así las cosas en la gestión de Miguel Ángel Mancera al frente de la Ciudad de México, por eso vuelvo a reflexionar. ¿Quién le dijo Señor que usted es una buena opción para este país, si no ha podido con la Ciudad de México?, si no ha podido poner en orden y trabajar en conjunto con los 16 Jefes Delegacionales, si no ha podido dar una vida digna a los policías, si el transporte es una verdadera vergüenza y si hemos llegado a índices de delincuencia históricos, en donde ahora predominan notas que antes veíamos ocurrían en puntos identificados del país, como feminicidios, robos a mano armada en la vía pública, robos en restaurantes, decapitaciones, suministro y venta de drogas, secuestros, violaciones entre otros.

Como capitalino, me siento indignado y avergonzado de vivir en una Ciudad gobernada por gente que no ha demostrado ningún interés, me siento con temor de salir a la calle con mi familia, con miedo a que algo pueda pasar, y como Mexicano me siento con la responsabilidad de alzar la voz y decir que NO Señor Miguel Ángel Mancera, no es Usted una opción para este gran país, que una Presidencia con usted nos llevaría a cifras peores de las que hay ahora, que no tiene la competencia ni las ganas de sacar adelante a esta República Mexicana, que no es al menos para mí, y creo que para muchas personas, una opción viable para las próximas elecciones, y que lo único bueno de todo esto es que están los días contados para que se vaya y, si aun así insiste en pelear por la candidatura presidencial por cualquier partido político que quiera cobijar su falta de compromiso, el golpe que se dará será duro, créame.

Artículos relacionados

Deja un comentario