¿Quién tiene la razón, Peláez o “las leyendas”?

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

Durante y posterior a la gestión directiva de Ricardo Peláez al frente del América, se tuvo y se tiene aún que lidiar con el permanente acoso y asecho institucional y mediático de algunas de las grandes leyendas que los años setenta, ochenta y noventa vio consagrar el equipo capitalino de Coapa.

El argumento central que muchas de estas grandes personalidades americanistas como, Carlos Reinoso, Cuauhtémoc Blanco, Antonio Carlos Santos, Daniel Brailovsky, y otros más, argumentaron desde siempre sobre la gestión exitosa de Peláez, que consagró un emporio de máximos éxitos y rendimiento deportivo en función a variables que distan de ser leales al devenir y el significado histórico del América.

En este sentido, me inclino personalmente por apoyar la postura del ejercicio directivo de Ricardo Peláez en la cual, entre otras cosas, se consiguieron éxitos deportivos como seis finales jugadas con la obtención de cuatro títulos, dos de los cuales fueron internacionales. Existió una regeneración de las fuerzas básicas del América, factor central que ha provocado que detrás de Guadalajara o Pachuca, el América actualmente sea una potencia en términos de cantera.

Además, el América hasta la salida de Ricardo Peláez era el máximo ganador en liga mexicana en cuestión de títulos, además es hasta la fecha el máximo ganador de la CONCACAF Champions league en títulos. Consagró ser el mejor equipo durante la trayectoria histórica vinculada con el cociente porcentual. Además logró posicionarse como el equipo con más puntos y triunfos conseguidos del futbol mexicano históricamente a la fecha. Peláez dejó la dirección deportiva del club posicionándolo hasta la fecha como el equipo más importante y representativo a nivel de clubes de la CONCACAF. Está por sentado que a nivel Mx es el equipo más importante en la actualidad.

Recientemente ha habido derechos de réplica para algunos de estos referentes históricos del América, en lo que se le llama un frente a frente o cara a cara con Ricardo Peláez, en las emisiones más actuales del programa FUTBOL PICANTE de la cadena ESPN, donde ahora este último es comentarista, luego de su estrepitosa salida como directivo del conjunto amarillo. Los replicantes han sido lo que para un servidor son las máximas leyendas del América: Cuauhtémoc Blanco y Carlos Reinoso.

Para ver estos programas, seguir los siguientes vínculos:

 

 

 

Tanto Cuauhtémoc como Reinoso, argumentan varias cosas válidas pero que se vuelven intrascendentes ante la cantidad de réditos en materia deportiva que consagró Peláez los últimos cinco años. Podríamos dibujar un guión de estas réplicas de la siguiente manera:

Para mayor facilidad se utilizará las siglas CBCR para englobar la generalidad de los argumentos centrales que Cuauhtémoc Blanco y Carlos Reinoso externaron contra Peláez frente a frente, y también algunos de esos argumentos en sintonía y representación con los comentarios expresados de otras leyendas del América efectuados desde otros medios y espacios en contra de Peláez. Las siglas de RP en función a la generalidad de los argumentos que hace extensivos Ricardo Peláez al respecto de contestar estas réplicas.

CBCR: Que el festejo del centenario fue mediano, sin partido ante rival europeo a la altura de las exigencias de la historia del América. Los homenajes a las leyendas del club no fueron las mejores.

RP: Los clubes no son ni de los directivos, ni de las leyendas, ni de los ex jugadores. En los clubes hay nuevos jugadores que están escribiendo su propia historia, como tal hay que respetarles. Todos los ex jugadores y leyendas del América tuvieron su momento de gloria y se quedará para siempre en la historia del club. Si hubo reconocimientos dignos para las leyendas del equipo en pleno centenario. Se hicieron durante medios tiempos en partidos de liga.

CBCR: Peláez trajo a entrenadores que han dirigido a Guadalajara como Ignacio Ambriz y Ricardo Lavolpe. Además Peláez fue directivo del América habiendo sido jugador del Guadalajara.

RP: En los equipos de futbol están profesionales del fútbol. El profesional no valora los pasados vistiendo otras playeras. El profesional asume su rol como lo que es: un jugador profesional al servicio de un equipo profesional de futbol soccer.

CBCR: El América juega y gana títulos con muchos extranjeros. La cantera no da frutos.

RP: El primer campeonato del América de Peláez se logró de inicio con ocho mexicanos en el campo y sólo tres extranjeros: el argentino Rubens Sambueza, el ecuatoriano y ya fallecido Cristian Benítez y el colombiano Aquivaldo Mosquera. Los demás eran mexicanos: Moisés Muñoz, Francisco Rodríguez, Paul Aguilar, Juan Carlos Medina, Diego Reyes, Raúl Jiménez y Jesús Molina. Molina fue expulsado, y durante el partido ocurrieron tres sustituciones, de las cuales dos fueron con mexicanos: Miguel Layún y Cristian Bermúdez. La otra fue el ingreso de otro extranjero, el paraguayo Osvaldo Martínez.

De todos ellos, de cantera estaban Raúl Jimenez y Diego Reyes. Que tiempo después se fueron a Europa y se hicieron indiscutibles en Selección Mexicana. Además el entrenador era mexicano, Miguel Herrera.

CBCR: Cuauhtémoc merecía un mejor reconocimiento y no ese pseudopartido de homenaje; además Cuauhtémoc pudo haber jugado los noventa minutos de ese partido.

RP: A Cuauhtémoc se le homenajeó en un partido de liga oficial, entendiendo y considerándose así como el máximo referente y quizás la máxima leyenda del América, jugando de manera oficial 38 minutos de un duelo a 3 puntos de liga frente a Monarcas Morelia. Además estuvo a punto de consagrar un gol en una jugada con una pelota que dio en un poste que pudo haber significado el gol más importante en la historia del futbol mexicano, por tratarse de un gol que hace un jugador ya retirado, volviéndose a registrar oficialmente y en un contexto de reconocimiento.

¿Qué podemos concluir al respecto? Desde un punto de vista personal, que tanto Cuauhtémoc como Reinoso y algunas otras leyendas indiscutibles del América tienen derecho a manifestar su desacuerdo con el devenir directivo de Peláez en el equipo. Sin embargo, las formas y los argumentos que han venido mostrando para darle pelea a Peláez se vuelven muy débiles en función de la estructura deportiva que Peláez dejó en el América. Ricardo Peláez dejó un legado de dirigencia muy importante en el América.

Hoy, la solidez del América, tanto de su primer equipo, de sus fuerzas básicas, incluso de su equipo femenil, se debe en gran medida a la puesta en marcha de un proyecto deportivo integral con poco presupuesto que hizo renacer a un equipo que hace poco más de cinco años era un cheque al portador. Sí, ese América de Michael Bauer como directivo. Seguramente un América de terribles recuerdos para el americanismo.

Además, muchos de los frutos deportivos que en la era de Peláez como directivo han consagrado mieles de rédito. Se jugaron tres finales ante los Tigres y hoy este partido ha agarrado un tinte de clásico en el futbol mexicano. En otra proporción también por los méritos deportivos de los Tigres en la actualidad dentro del futbol mexicano.

El hecho de que jugadores como Diego Lainez o Edson Álvarez figuren cada vez más en el América de la actualidad, o que perfiles como los de Raúl Jiménez, Diego Reyes u Omar Govea figuren en Europa, tienen su precedente en el diseño de una estructura deportiva vinculada a una cantera (de la cual se intenta extraer los mejores elementos de casa) para que figuren donde tengan que figurar. Si bien Jiménez, Reyes o Govea no son producto del rediseño de cantera de Peláez, sí son producto del escauteo hecho en casa para integrar el primer equipo o reforzar otros clubes planeado por Ricardo Peláez.

Además, la contratación de grandes jugadores en la época de Peláez como Rubens Sambueza, Osvaldo Martínez, Michael Arroyo, Oribe Peralta o Agustín Marchesín da un respaldo de la planeación deportiva que prevaleció en la gestión de Peláez.

¿Se cometieron errores en la gestión de Peláez? Claro. Algunos, muy graves. Pero si hacemos un balance, la gestión directiva de este último dejó muchísimas más cosas rescatables y trascendentales que cosas por lamentar.

Pareciera que existe un fervor por querer lucir protagónicamente, aun cuando los reflectores ya no te pertenecen. Hoy, los grandes clubes del mundo, incluido el América, conocen su historia, reconocen a sus forjadores de dicha trayectoria, pero saben que corresponden a nuevos jugadores.

En Madrid, los aficionados al Real Madrid reconocen y recuerdan las grandes hazañas de Alfredo Di Stefano, Hugo Sánchez, Zidane, Ronaldo, Camacho, Puskás, Iker Casillas, Raúl, Guti, Fernando Hierro, Emilio Butragueño, pero se reservan más energía para valorar la actualidad del equipo con el rendimiento de Marcelo, Navas, Sergio Ramos, Modric, Benzema, Isco o el mismísimo Cristiano Ronaldo.

 

Artículos relacionados