Racismo y desaparición de mujeres en la obra de Guillermina Ortega

Por Aida Maltrana

Guillermina Ortega, artista visual, de ascendencia nahua y originaria de Poza Rica, Veracruz, preocupada por el incremento de mujeres desaparecidas en su estado visibiliza a través de su obra artística esta problemática que persiste ante “la ceguera” y “la indiferencia” de la sociedad mexicana.

La obra que consiste en una videoinstalación y pintura surge del trabajo realizado desde 2017, a partir de su residencia artística y del intercambio con el equipo del Museo de Arte Rouyn-Noranda de Quebec, Canadá, para un ciclo de exposiciones que fue inaugurado el pasado 18 de septiembre en aquel país.

Diálogo 4 como se llama el ciclo, expone las reflexiones acerca de la desaparición de mujeres en México con la propuesta conceptual de Guillermina Ortega, y en Norteamérica a través del trabajo de la artista Virginia Pesemapeo Bordeleau, de ascendencia eeyou y quien vive en Rouyn-Noranda.

Bajo el título “Seres de luz”, Guillermina pinta de blanco siluetas de cuerpos de mujeres de tamaño natural, sobre 33 lienzos de tela de organza colocadas de manera serial a ras del suelo, a fin de que “el visitante al ingresar a la galería del museo se vea obligado a encontrarse con ellos”.

La artista nos explica en entrevista para Reversos, que con esta instalación de cuerpos pintados sobre los que proyecta imágenes de video, quiere expresar que “lo blanco oculta la piel morena de las mujeres mexicanas, pero especialmente de las mujeres mestizas desaparecidas”, concepto con el que nos deja ver el racismo detrás de esta violencia sistémica que particularmente sucede en un segmento de la población, refiriéndose también a las comunidades indígenas de Estados Unidos y Canadá con el cuestionamiento de que “no son los hombres blancos quienes desaparecen, sino mujeres de piel morena, indígenas o mestizas, y jóvenes”.

Guillermina nos comparte que, si bien la desaparición forzada no es un tema exclusivo de nuestro país, las elevadas cifras en el estado de Veracruz son enormes, y desde su lugar de artista lo aborda a partir de una pregunta que ella se hace “¿Qué le podemos decir como mujeres urbanas o indígenas -seamos o no madres- a quienes han vivido este dolor indescifrable cuando se pierde a una hija?”.

En los videos que se integran a la instalación, se escuchan voces “sororales” a partir de la poesía de Eneida Hernández escrita en náhuatl, traducida en diferentes lenguas, como el totonaco, inglés, francés y español, voces que se acompañan por los paisajes naturales que le dan identidad a la geografía veracruzana. Lugares que las madres han recorrido durante sus búsquedas; para Guillermina Ortega “a pesar de que la naturaleza siempre queda, algo ya sucedió que cambió esos paisajes en el estado”.

Para la creadora de larga trayectoria, y quien ha sido invitada para residencias artísticas en otros países, considera que estos intercambios le han brindado “la apertura hacia otras maneras de concebir el arte, las técnicas, los materiales, y los diferentes modos de vida”. Como también promotora de proyectos comunitarios, reconoce que su obra ha transitado con espacio para su creación entre los saberes ancestrales indígenas que además tienen que ver con su ascendencia, la creación artística proveniente de pueblos originarios, y sus conocimientos de arte contemporáneo adquiridos en la academia.

Guillermina Ortega estudió la licenciatura en Pintura en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” (1983-1989), y la Maestría en Estudios sobre el Arte en Realia, Xalapa (2013-2015) titulada con la tesis “Hacia una cartografía de la visualidad decolonial”.

Su obra artística la ha realizado en pintura, arte objeto, instalación y videoinstalación, exhibiéndose de manera estatal, nacional e internacional. Ha colaborado con artistas y curadores indígenas contemporáneos de Canadá y Estados Unidos.

Mirar la raíz Nutrir la fuente en el 2014, es su más reciente exposición individual, y que consiste en fotografía intervenida de su archivo familiar, además de pintura, instalación y videoinstalación.

Entre sus premios y distinciones destacan el Programa de Intercambio de Residencias Artísticas “Aboriginal Art Program” en The Banf Centre, Banf, Alberta, Canadá con apoyo del FONCA 2005; Programa de Estancia Artística.  Museo Nacional del Indígena Americano, Smithsonian Institution, Washington, Boston, Filadelfia y New York, en 2008; Programa de Arte Indígena Contemporáneo: Renaitre/ La Revelación como parte del Intercambio Artístico Quebec-México, Consejo para las Artes de Canadá (2013 Mashteuiash, Quebec-2014 El Tajín, Veracruz).

Ha sido merecedora del Estímulo a Creadores con Trayectoria (Pecda Veracruz) en Pintura, en 1996, y en Medios Alternativos en 2000 y 2013. Obtuvo el segundo lugar en expresión artística en el Concurso “Erradicando la Violencia contra la Mujer” en la Ciudad de México en 2017.  Su producción artística la lleva a cabo en su taller particular en Coatepec, Veracruz, haciendo investigación artística y proyectos comunitarios.

Para conocer más de la artista se puede consultar  Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Guillermina_Ortega;  también aparece en el libro: Arte Indígena Contemporáneo, Dignidad de la Memoria, de Ingrid Suckaer https://es.scribd.com/document/357031690/Arte-indi-gena-contempora-neo-pdf.

Su sitio oficial es: https://guillerminaortega.com/

Subscríbete a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Reversos.mx!

Related posts

Déjanos un Comentario