Que resurja la Premier League

Por Víctor Del Real Muñoz

En la actualidad es posible ver en el futbol inglés profesional partidos de mucha emotividad, de demasiada intensidad física, de gran desgaste físico pero sobre todo de mucha vergüenza deportiva por parte de los jugadores.

Los clubes británicos son por tradición y naturaleza ofensivos, propositivos, agresivos y solventes en tareas indispensables como la recuperación de pelota, la multifuncionalidad de los volantes, los enganches mixtos y laterales y sobre todo el trabajo de contención y movimiento rápido.

Los motivos anteriormente expuestos son motivos suficientes para entender que en torno al futbol inglés se precisa de una preparación física excelsa, trabajos de entrenamiento en cuestiones de potencia, resistencia, dinámica, elasticidad y fuerza.

El futbol británico se exhibe ante el mundo con clubes que ostentan una disciplina táctica bien promovida, articulado con las selecciones nacionales inglesas y los clubes de fuerzas inferiores de cada club, sobre todo en relación al Manchester United, el Liverpool, el Chelsea, el Everton, el Newcastle United, el Tottenham o el Manchester City.

Se puede concluir que las partes indispensables de una estructura deportiva de primer nivel se cumplen en Inglaterra cabalmente. La duda o pregunta que surge es pensar y preguntarse qué es lo que está pasando a nivel internacional con los clubes británicos y la selección inglesa.

En lo personal no encuentro elementos que me respondan las anteriores preguntas, porque además las nóminas de los clubes más importantes de Inglaterra ostentan gran calidad sustentada en una capa dineraria extraordinariamente solvente.

Lo que si es necesario es que el mundo vuelva a disfrutar de la jerarquía internacional de muchos de los equipos ingleses que desde hace un tiempo no brilla en el concierto internacional.

Clubes como Chelsea, Manchester United, Manchester City, Liverpool o el Arsenal deben retomar el protagonismo internacional propio de pertenecer a la elite del futbol mundial en cuanto a clubes.

Debemos celebrar el retorno del Manchester United a la próxima Champions League y la Premier League se debe exigir volver a ganar dicha copa. Inglaterra no debe permitir rebasarse por España o Alemania en la cúspide del futbol mundial.

El mundo del futbol necesita a Inglaterra, e Inglaterra necesita devolverle su presencia de gran prosapia al futbol mundial.

Focos rojos en Selección mexicana

No se exagera cuando se habla que hay focos rojos en el equipo nacional. El partido del domingo frente a Curazao exhibió puntos de alarma, de total preocupación en el combinado nacional. El resultado favorable de 2 a 0 es completamente intrascendente. Curazao merecía llevarse el empate y quizás algo más.

Lo más alarmante del asunto es que se jugó contra Curazao, selección eliminada de la fase de grupos de Copa Oro y que, con total respeto, pertenece a la carpa de equipos nacionales más precaria del mundo, con su plantel B, y que durante el trámite del encuentro hubo lapsos donde dicho combinado le pasó por encima a México alarmantemente, con mejores triangulaciones, mejores argumentos técnicos en sus jugadores, una disciplina táctica, pero sobre todo jugando al ritmo y al criterio mental que ellos imponían.

La selección mexicana fue impresentable, raquítica, tácticamente mala, pero sobre todo vulgarmente corriente. Los futbolistas mexicanos que ayer saltaron al campo, a excepción de Jesús Corona y Elías Hernández, exhibieron sus peores argumentos técnicos y de juego.

Osorio no está funcionando en México. No confundamos el resultadismo con el buen funcionamiento. Merecemos una mejor cara, merecemos enseñar mejores cosas, de verdad este combinado nacional juega peor cada día.

Hoy está claro que esta Copa Oro no está tan asequible como se pensaba, México puede pagar facturas importantes en este mismo certamen. Ojalá no hagamos el ridículo y tengamos que recurrir a que los árbitros de CONCACAF nos vuelvan a ayudar.

Artículos relacionados