Surge Marea Diversa, una apuesta por la inclusión, el respeto, la tolerancia y los derechos humanos

Por Priscila Alvarado

La marea se pinta arcoíris. El ánimo insurrecto impulsa la sensibilidad de los cuerpos, las palabras y la colectividad. Miles de identidades navegan por Reforma, Eje Central y el Zócalo desnudas, calcinantes y eufóricas.
La comunidad LGBTTIQA+ ha existido siempre. A lo largo de la historia se han ocultado por temor a la homofobia, las persecuciones sistemáticas, las golpizas aterradoras que abren órganos, destruyen huesos y queman el alma, casi siempre acompañadas por violaciones colectivas.
Pero también han prosperado, como se refleja en aquellos grabados greco-romanos o en las vastísimas culturas indígenas propagadas por la Tierra que han dado géneros, nombres y deidades a la diversidad sexo-genérica.
Ante esto, dentro de diez días se llevará a cabo la representación número 41 de una de las manifestaciones más grandes, carnavalescas y significativas a nivel internacional. La Marcha del Orgullo LGBTTIQA+ en la Ciudad de México llevará este año empuñada la lucha del amor como respuesta, para “ser y resistir”.
El 29 de junio, la comunidad no sólo inundará la capital con eventos culturales, fiestas y toquines, también abrirá garganta para gritar mensajes por la libertad, la igualdad, los derechos, el amor, la expresión, la sexualidad sin tabúes y la no violencia cometida en contra de mujeres, hombres, trans e identidades no genéricas.
Por eso surge la Marea Diversa, un movimiento que busca promover campos y áreas de trabajo inclusivas y respetuosas para la comunidad. Un nuevo grupo que intenta cimbrar las estancias públicas desde dentro y abrirle espacio a los derechos humanos.
A través de un comunicado, Marea Diversa invita a participar de las siguientes maneras:
1. La Subsecretaría de Derechos Humanos realizará un oficio dirigido a las y los titulares de las Secretarías y demás dependencias del Gobierno de la Ciudad de México para notificar la creación de la Marea Diversa y su objetivo, que puedan hacer la invitación extensiva a su personal de todas las áreas y niveles, así como brindar las facilidades necesarias para que el personal pueda asistir a la marcha.

2. Marchar con playeras homologadas. Para ello, enviaremos el logo que nos identificará. Si lo consideran necesario, podríamos crear un oficio dirigido a las y los titulares para la impresión de las playeras, lo cual agradeceremos nos los hagan saber a la brevedad.
3. Llevar banderas arcoíris, trans, bisexual e intersexual, por nombrar algunas.

4. Marchar en bloque detrás de los contingentes de las Organizaciones de la Sociedad Civil.

A través de esto, el capitalismo y sus formas de gobierno recibirán presión para empezar a incluir en su paradigma la amplitud de las identidades de género y sexuales, con el único objetivo de responder a lo que, supuestamente, deberían propiciar casi por añadidura: los derechos humanos.

Related posts