“Hola, papá… me acaba de atropellar un Metrobús”

Texto y foto: Alejandra Ayluardo Gómez   Ensangrentado y con la conciencia casi perdida, Carlos yacía a la mitad del carril del Metrobús, entre las estaciones de Ayuntamiento y Fuentes Brotantes, al sur de la avenida que atraviesa la Ciudad de México. Sin que nadie se acercara a auxiliarlo, los grandes ballenatos rojos lo esquivaban a toda velocidad provocando caos en los carriles de automóviles. Los mirones en la banqueta se empezaron a juntar, los conductores bajaban la velocidad cuando pasaban por el lugar del siniestro para observar con morbo…