Chofer, maquillaje… y a La Cruz

Por Juan Omar Fierro Antes de recibir su primer golpe, ya estaba ensangrentado y con la túnica rasgada. El Cristo de las Lomas inició su Vía Crucis en una calle semidesierta de Polanco, a bordo de una camioneta Durango azul plateada que llegó a la puerta de su casa minutos antes. Acompañado por su esposa Angélica y su cuñada Estela, Archie Lanfranco presenta escoriaciones falsas “con sangre de botecito” que le escurre por la espalda y el rostro. Su maquillista en esta ocasión fue Julio Gática, un arquitecto del despacho…