Día 61: La abominable repetición de objetos (y de uno mismo) en las horas de la peste

Por Rivelino Rueda Hacía rato que a Oliveira le importaban las cosas sin importancia, y la ventaja de mediar con la atención fija en el jarrito verde estaba en que a su pérfida inteligencia no se le ocurriría nunca adosarle al jarrito verde nociones tales como las que nefariamente provocan las montañas, la luna, el horizonte, una chica púber, un pájaro o un caballo. Julio Cortázar/Rayuela La pequeña cubeta anaranjada que está debajo del excusado llega a su tope con la gota número 2,187. Luego viene el caótico desbordamiento. La…