Día 89: Una carcajada para distraerse de la tragedia

Por Rivelino Rueda Era día en que en Cañada todos los ricos iban a la iglesia en coche, aunque vivieran a media cuadra. Durante un rato los coches se apretujaban, los caballos se paraban de manos, relinchaban, los chicotes tronaban, las defensas se enredaban, una rueda arrancó un pedazo de argamasa en la esquina y el aire se cargó con todas las maldiciones que no se dijeron. Jorge Ibargüengoitia/Los pasos de López Siempre se agradece que en los momentos más críticos de una nación, de miles de familias, de miles…

Día 88: El Zócalo, un viejo galeón encallado en los arrecifes de la peste

Por Rivelino Rueda Cuando despertaron, ya con el sol alto, se quedaron pasmados de fascinación. Frente a ellos, rodeado de helechos y palmeras, blanco y polvoriento en la silenciosa luz de la mañana, estaba el enorme galeón español. Ligeramente volteado a estribor, de su arboladura intacta colgaban las piltrafas escuálidas del velamen, entre jarcias adornadas de orquídeas. Gabriel García Márquez/Cien años de soledad Parece un majestuoso galeón de corsarios encallado por siglos en palacios de arrecifes rosados. El mástil despojado de velas e insignias, las heridas de los bergantines a…

Día 87: “¡Le vale tres mil kilos de verga si me tapo o no me tapo el hocico!”

Por Rivelino Rueda Mi pensamiento es yo, por eso no puedo detenerme. Yo existo porque pienso… y no puedo dejar de pensar. En este mismo momento –es atroz— si existo es porque me horroriza existir. Yo, yo me saco de la nada a la que aspiro; el odio, el asco de existir son otras tantas maneras de hacerme existir, de hundirme en la existencia. Jean-Paul Sartre/La náusea Aída clava una mirada de impotencia y cólera en el hombre de camisa azul turquesa y corbatita negra. El individuo no sólo acaba…

Día 86: El tiempo alrevesado de la peste

Por Rivelino Rueda Una de las escuelas de Tlön llega a negar el tiempo: razona que el presente es indefinido, que el futuro no tiene realidad sino como esperanza presente, que el pasado no tiene realidad sino como recuerdo presente. Otra escuela declara que ha transcurrido ya todo el tiempo y que nuestra vida es apenas el recuerdo o reflejo crepuscular, y sin duda falseado y mutilado, de un proceso irrecuperable. Jorge Luis Borges/Tlön, Uqbar, Orbis Tertius Los días torcidos del encierro nos hacen tropezar una y otra vez en el…

Día 84: Don Dámaso no se ha contagiado, pero ya cumplió 115 mil 200 horas sin empleo

Por Rivelino Rueda Esta ciudad que no se borra de la mente es como una armazón o una retícula en cuyas casillas cada uno puede disponer las cosas que quiere recordar: nombres de varones ilustres, virtudes, números, clasificaciones vegetales y minerales, fechas de batallas, constelaciones, partes del discurso. Italo Calvino/Las ciudades invisibles Tal vez algún día de estos, Don Dámaso labre un surco en ese demente trayecto. Lo ha recorrido al menos dos veces por día en las últimas diez semanas. En estos tiempos de la pandemia por el “sarscovdos”.…

Día 83: Relámpagos de junio; la aciaga humedad de la peste

Por Rivelino Rueda Lo malo era que la lluvia lo trastornaba todo, y las máquinas más áridas echaban flores por entre los engranajes si no se les aceitaba cada tres días, y se oxidaban los hilos de los brocados y le nacían algas de azafrán a la ropa mojada. La atmósfera era tan húmeda que los peces hubieran podido entrar por las puertas y salir por las ventanas navegando en el aire de los aposentos. Gabriel García Márquez/Cien años de soledad Anocheció a las siete. Anocheció entre relámpagos eternos y…

Día 81: La guerra estéril por el uso del cubrebocas

Por Rivelino Rueda En la perdurabilidad del Santo, intervienen sus méritos y de manera notable, las aportaciones de la máscara (no ocultadora sino creadora de su identidad), y del “seudónimo” que implica religiosidad y misterio, fuerzas ultraterrenas y técnicas de defensa personal que, de paso, protegen a la Humanidad. Carlos Monsiváis/Los rituales del caos Embalsamarse la boca en la pandemia ha sido todo un asunto. Los tozos de tela que portamos en el rostro, o en las orejas, o en la barbilla, o en el cuello, no sólo se han…

Día 80: Las raíces de una República policiaca y discriminadora

Por Rivelino Rueda En un momento dado un niño le preguntó a un policía al ver el cuerpo de uno de los jóvenes sobre el piso: “¿Está muerto?” El policía respondió en afrikans: Ja, jy kan mos sien hy es vrek (“Sí, puedes ver que está muerto”), pero vrek es una palabra en afrikans que sólo se usa para designar no a una persona sino a un animal muerto. Verónica Volkow/Diario de Sudáfrica Es la séptima ocasión en lo que va del año que policías de la Alcaldía Benito Juárez detienen a Leandro.…

Día 78: La noche de los 1,092 muertos; la noche de los canallas que optaron por politizar

Por Rivelino Rueda Ayer me dijo un ave que volara por donde no hay ardor que lo sufrido no resucita en sueños y en rezos nunca murió Que saque el aire de mis ojos que abrace al miedo con tus sueños que sea un guerrero de sangre para que nadie te haga daño. Saúl Hernández/Ayer me dijo un ave Que los 1,092 decesos de este miércoles 3 de junio no hayan sido por la suma de las defunciones de la pandemia de Covid-19 en las últimas 24 horas, no exenta…

Día 77: Cuando el hambre aprieta en la cresta de la pandemia

Por Rivelino Rueda Como los indios no sabían el remedio para las viruelas, antes como tienen muy de costumbre, sanos y enfermos, el bañarse a menudo, y como no lo dejasen de hacer morían como chinches a montones. Murieron también mucho de hambre, porque como todos enfermaron de golpe, no se podían curar los unos a los otros, ni habían quien les diese pan ni otra cosa ninguna. Tzvetan Todorov/ La Conquista de América, el problema del otro Han sido ochenta días con el mismo alimento. Ochenta días de fenecer…