Metro Velódromo, un aterrador momento

Texto y fotos por J. Tonatiuh Pérez Cisneros Fue una tarde-noche, de esas en donde la lluvia ahoga a la ciudad y el tráfico se vuelve insoportable. Y ya sin mencionar que la Línea 9 inicia marcha lenta por protocolos de seguridad, los andenes se saturan y los vagones se convierten en espacios invadidos por almas que buscan regresar a sus hogares después de una larga jornada de trabajo. En la planta baja de la estación se encuentra una taquilla y nuestra amiga, taquillera, nos relata lo sucedido con asombro…