Día 52: Más animales muertos en el barrio por un psicópata

Por Rivelino Rueda Así me lo contó el mismo Ilíusscha. Me lo confesó llorando… Lloraba y se abrazaba a mí, y le temblaba todo el cuerpo. «(Chuchka, el perro) corría y aullaba, corría y aullaba », no hacía más que repetir esto; se conoce que le había impresionado ese cuadro. Fidor Dostoyevski/Los hermanos Karamasov Ya no sólo la locura y la saña se centraron en los gatos del barrio. La demencia de algún psicópata por el pico de la pandemia, que sigue suelto, lo condujo a envenenar a otros animales con…