Día 88: El Zócalo, un viejo galeón encallado en los arrecifes de la peste

Por Rivelino Rueda Cuando despertaron, ya con el sol alto, se quedaron pasmados de fascinación. Frente a ellos, rodeado de helechos y palmeras, blanco y polvoriento en la silenciosa luz de la mañana, estaba el enorme galeón español. Ligeramente volteado a estribor, de su arboladura intacta colgaban las piltrafas escuálidas del velamen, entre jarcias adornadas de orquídeas. Gabriel García Márquez/Cien años de soledad Parece un majestuoso galeón de corsarios encallado por siglos en palacios de arrecifes rosados. El mástil despojado de velas e insignias, las heridas de los bergantines a…