The Beatles y el incierto andar por Abbey Road

Por Karla Ortega Contreras

 

The Beatles, la mejor banda de rock de la historia, marca un antes y después tras ese andar incierto por la calle londinense de Abbey Road.

 

El 26 de septiembre de 1969 lanza su duodécimo álbum de estudio “Abbey Road”, denominado con el mismo nombre que ocupa una calle de la capital inglesa, cerca de la estación de Metro St. John’s Wood, y de los estudios de grabación Abbey Road Studios, llamados EMI  Studios hasta 1970.

 

El viernes 8 de agosto del mismo año es tomada la fotografía para la portada de su álbum. El momento es captado por el fotógrafo Ian McMillan, mostrando, en otra faceta más madura y serena al grupo británico, originario de Liverpool, Inglaterra.

 

A lo lejos se observa varios carros estacionados sobre la avenida, donde pasa con gran sutileza el grupo inglés, conformado por John  Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. Sin lugar a duda esta imagen se ha convertido en un ícono de la cultura global y ha traspasado los años, pues sigue siendo vigente en nuestros tiempos.

 

El encuadre de la foto percibe en todo su esplendor a The Beatles y la esencia de cada uno de los integrantes del grupo. Además, el retrato ha sido imitado, parodiado, estudiado, reproducido, interpretado, alabado, aclamado como si se tratara de la Biblia.

 

Las teorías bizarras que desatan esta pequeña y singular estampa visual por parte de los fans es que se trata de una manera de despedida a la supuesta muerte de Paul McCartney en1966, para después ser sustituido secretamente por William Campbell, el ganador del concurso “El Doble de Paul McCartney”.

 

En la ilustración se puede observar a un hombre misterioso vestido de color café y unas gafas grandes con forma de botella, mirando a lo lejos al grupo inglés, cerca de una patrulla. Se puede admirar a Lennon con un atuendo completamente blanco y una cabellera de color castaño bastante larga, al paso de sus tres compañeros de banda, donde se ve un Paul descalzo con un cigarrillo en la mano y sonriente. No hay que olvidar al vocho de mismo color de ropa de John y a los tres sujetos que parecen tomar un descanso, recargándose en la esquina de una casa.

 

La aventura de este microfilme es bastante innovadora y sorpresiva, pero que solo  la banda musical británica lograría, a pesar de estar pasando por momentos diferentes cada uno de integrantes de los The Beatles.

 

Cuenta la historia que la portada sería hecha en el Himalaya con el nombre Everest. Pero después de varios roces y diferencias, los condujo a una solución más improvisada, eficaz y económica, que fue salir a la calle cerca de sus estudios de grabación y tomarse una foto. Ese día fueron tomadas seis fotos distintas donde se mostraba ángulos diferentes de la banda de Liverpool.

Pero lo que convierte esta imagen en algo trascendental es su contenido.

 

La obra maestra que custodia con diecisiete  piezas de un esfuerzo grupal, que muestra amor, dedicación e ideologías opuestas, que conformaba en esos tiempos a la mejor banda de la historia, The Beatles, y potencializado por George Martin, el productor musical del grupo que logra un milagro a pesar de los conflictos y la inminente disolución de la banda.

 

The Beatles muestra que sólo necesitas imaginar la paz para cambiar a la humanidad, que un poco de revolución no está mal, simple y cundo hagas el amor y no la guerra, y que un amigo de verdad se necesita para poder cantar, ya que “AND IN THE END THE LOVE YOU TAKE IS EQUAL TO THE LOVE YOU MAKE”. En pocas palabras, “y al final el amor que recibes es igual al amor que usted hace”.

 

Nadie nunca les podrá quitar el título de “grandes” a pesar del tiempo.

Siempre serán el mejor grupo de la historia, ya que marcó un antes y un después en la música, principalmente en tiempos donde las ideologías y los tabúes se acababan para tener una manera de pensar más libre.

 

Cómo olvidar el ímpetu, la pasión de John Lennon por la música y por querer cambiar a la sociedad que está llena de injusticias. No por nada escribió “Imagine”; o la manera en que un grupo te hace llorar y vibrar al son de “Let it be”, con la alegría y coquetería de Paul McCartney, que fueron acompañadas por un travieso Ringo Starr en la batería y George Harrison, que le hizo compañía a su amigo John Lennon 21 años después de que el fuera asesinado por un fan en Nueva York, pero antes dejó unas cuantas historias visuales en su vida como productor cinematográfico.

 

La música les abrió un mundo nuevo y los convirtió en íconos que lograrían cambiar toda una época.

 

No cabe duda que otros discos de The Beatles fueron más innovadores y producidos, pero “Abbey Road” es y será hasta la fecha el álbum más vendido, aclamado y de mayor éxito de toda su carrera, no sólo por la música, sino por el sello personal en su fotografía, denominada como “La foto de la música”.

 

 

Related posts