“¿Tienes mucha tarea? Nosotros la hacemos” (Una zancadilla a la educación)

Por Christian Marín

Los estudiantes suelen ser personajes que viven en una constante presión, misma que es dada por las demandas escolares. Proyectos, trabajos y tareas son el pan de cada día del alumnado que debe cumplir con la cuota para acreditar la materia. Este último es el principal objetivo de aquellos que acuden a clases.

El ritmo de vida de un estudiante es rápido, requiere de todo tipo de herramientas para darse abasto en sus tareas diarias. Desde libros y revistas, hasta internet dentro del cual existen plataformas que forman parte del abanico de opciones para cubrir la cuota diaria.

El cumplimiento de todos y cada uno de los trabajos requeridos en el ámbito académico en muchas ocasiones es por compromiso. La tarea suele ser para los estudiantes algo innecesario, misma que quiere ser resuelta de la manera más rápida posible, descuidando la calidad del contenido y condicionada también por el veloz ritmo de vida de cada uno.

 

looking deep thoughts GIF by TipsyElves.com

 

Los períodos de entregas finales en las escuelas en las preparatorias y universidades suelen ser para los estudiantes el momento de mayor presión escolar. Los trabajos se vuelven más extensos y tediosos para muchos, pero necesarios e interesantes para otros.

Los tiempos carcomen al alumno que parece no terminar a tiempo su trabajo, mismo que fue empezado apenas hace una semana antes de la entrega. Si bien es cierto, el estudiante moderno presenta una generalidad: “dejar al último momento la tarea”.

 

 

La falta de organización, las distracciones, la preferencia por la diversión, entre otras cosas, forman parte de los problemas del estudiante que afectan el desarrollo académico y permea la calidad de sus trabajos.

En los últimos meses se han creado distintas plataformas en redes sociales que plantean hacer ‘tu tarea’ a cambio de un pago, mismo que se realiza a través de un depósito a una cuenta bancaria, el cual puede realizarse en cualquier Oxxo de la República.

Ambas páginas en Facebook corresponden al nombre de “Tarea Express” cuyo fin es “Hacer tu tarea mientras descansas”, dice una de ellas, mientras en la otra aparece la frase: “Los únicos en hacer tu tarea rápida y de calidad”. Cabe destacar que ambas páginas cuentan con un considerable número de seguidores y ‘likes’. Son casi 100 mil las personas que mantienen un vínculo con cada página.

Los trabajos a realizar son variados. En la descripción que hacen dentro de sus publicaciones hablan de:

  1. Ejercicios matemáticos
  2. Resúmenes
  3. Investigaciones
  4. Ensayos
  5. Exámenes
  6. Tesis

Las tareas cubren la secundaria y el bachillerato por completo, sólo es en la universidad donde no se cubren todas las áreas de estudio. Los precios lucen accesibles al estudiantado que pregunta en los comentarios.

 

school college GIF by SoulPancake

 

El costo del servicio es, en realidad, caro. No tanto por el precio, sino por el daño colateral que tiene en el desarrollo académico y mental de un estudiante que pretende formarse de la mejor manera para afrontar de forma correcta los retos que la vida le tenga preparados.

La creación de estas plataformas es un error, aunque claro, son formadas gracias a la Ley de oferta y demanda, misma que tiene cabida en el ámbito del estudiante ya que responde a las exigencias del alumnado que requiere continuar con sus estudios para tener más oportunidades en la vida.

Aunado a la formación de éstas páginas en Facebook, dentro de la misma red social se ha creado el “Market place” o “Mercado de Facebook”, dentro del cual también se encuentran anuncios hechos por particulares que ofrecen sus servicios para realizar trabajos, tareas y proyectos de aquellos que lo requieran.

 

black and white art GIF

 

Los anuncios crecen a pasos agigantados. La cantidad de personas que contratan el servicio también va a la alza a pesar de ser poco ético. Pero como mencioné anteriormente, “el interés es recíproco”.

La creación de este tipo de servicios no es una situación minúscula. Los trabajos escolares se han vuelto moneda de cambio. Parte del estudiantado poco a poco va eliminando el interés de hacer un trabajo por sí solo. La diversión y los pasajes con los amigos son la preferencia, el descanso y la flojera suelen ser una constante en sectores estudiantiles.

Probablemente los profesores no se den cuenta si el trabajo entregado fue realizado por el estudiante o fue creado por un tercero. La calificación puede que sea aprobatoria, pero el aprendizaje a lo largo de tu formación será reprobatorio.

Los estudiantes son el futuro del país, de ellos depende la ruta que tomará la sociedad, los descubrimientos, los avances, sea en materia que sea.

El crecimiento dependerá de aquellos que ahora ocupan un lugar en las aulas. Hay que comenzar con esfuerzo y dedicación en lo que hacemos. Si las exigencias son mayores habrá que poner mayor empeño, pero eso sí, por nosotros mismos.

 

Related posts