Torreblanca. Desde el amor hasta el nuevo disco

 

Iván Rivas Peralta

 

En Reversos.mx, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Juan Manuel Torreblanca a pocos días de su presentación en el teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Nuestra conversación jugó con varios temas que lo han acompañado y, especialmente, están en su último sencillo El Candado.

 

-Antes de entrar de lleno a tu sencillo ¿por qué no hablamos de la madurez? Es una idea que está presente en Bella Época y en tu último sencillo.

Torreblanca: Es un concepto que me conflictúa un poco, no parece una palabra tan sencilla en su contenido, tampoco es algo de lo que se hable del todo. Muchas veces cuando dicen “por lo menos ya maduraste” en situaciones desagradables, siento que es como una palmada en la espalda. En el caso de El Candado es una de las voces internas que se escuchan en el coro donde preguntan “¿por qué estoy actuando como lo estoy haciendo? A lo mejor no es como yo pensé que iba a reaccionar, entonces es cuando una de las voces de la canción responde que “a lo mejor lo estás haciendo para madurar”. Pero no es completamente pura la emoción de la palabra, también tiene algo de irónico.

 

-¿ Y en Lodo de Bella Época?

Torreblanca: Dice: “La madurez nunca llegó”, eso tiene que ver con la desilusión y la decepción que uno puede encontrar en la vida. Cuando uno es niño y ve a los papás, por alguna extraña razón, me atrevo a pensar que muchos, creemos que los adultos lo tienen resuelto y que sí saben lo que está pasando. De pronto eres adolescente y te preguntas: ¿en qué momento me va a llegar a mí? porque yo me siento perdidísimo y confundido. En esta canción, la madurez está muy conectada con esta adolescencia que permanece dentro de uno y representan a las voces que nos dicen: “!chale!, ya me hice viejo y nunca llegó la madurez”.

-Has titulado tu sencillo con dos palabras que pueden llevar nuestras mentes desde un candado de lucha libre hasta el candado de un puerta. ¿Qué imagen nos estás escondiendo?

Torreblanca: Lo que más me gusta es que las cosas no estén todas cerradas, prefiero mucho más cuando es ambigua y tiene un poco de indeterminación para que quien la escuche aporte su propia interpretación. El candado, por un lado, es algo que cierra, encierra y protege, pero también cuando piensas en un encuentro para ganar un pleito, es algo a lo que quieres darle la vuelta a la situación y escapar.

 

-Así mismo lo has mencionado en la rola “para darle la vuelta al candado” ¿Cómo le das ese giro?

Torreblanca: No estoy hablando de ponerlo de cabeza, sino como lo usamos en México que es para darle la vuelta a la situación para ponerlo en otra orientación que te ayude a entenderlo mejor.

 

-En qué momento sitúas al El Candado porque está lleno de contradicciones y pareciera que está viviendo una adicción por su pareja.

Torreblanca: Justamente el tema de la codependencia está en el aire y muy presentes en la forma en que entendemos nuestros lazos afectivos, eróticos y románticos. Para mí El Candado es justo donde están desahogando uno de esos momentos de crisis porque hay sentimientos encontrados. La mente es muy ruidosa de pronto.

-¿Qué representan ese montón de contradicciones?

Torreblanca: Se está dando cuenta de sentirse encerrada o que la relación es una suerte de candado como si fuera una batalla de lucha donde te están asfixiando. Es un poco la duda de no saber si está haciendo bien o mal pero por lo menos no quiero sentirme enganchado sino libre. Esto te lo digo sin ironía, pensar en un amor ideal debe ser un amor libre que no estén manipulando, controlando y dejar ser quien es.

 

-¿Podríamos terminar la entrevista diciendo que tendremos nuevo disco cerca?

Torreblanca: Sí.

 

-¿Y estará dedicado a estos temas del corazón?

Torreblanca: Hay una parte muy importante en el repertorio nuevo de canciones de amor y desamor, desde las vivencias personales y como un hallazgo.

 

-¿Te gustaría compartirnos tu hallazgo?

Torreblanca: Fue un hallazgo que me llegó con la muerte de mi padre. Lo único que importa en la vida es el amor, al final cuando te mueres, todos los demás problemas en realidad no importan. Hay algo difícil de explicar en la manera en que estás en otras personas a través del amor porque es lo que realmente importa.

 

 

Related posts