Bartlett, como titular de la desaparecida DFS, operó asesinato de Camarena: exagente de la DEA

Por Rivelino Rueda

Manuel Bartlett Díaz, exdirector de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y hoy titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), recibió 4 mil millones de dólares del narcotraficante prófugo Rafael Caro Quintero y del gobierno de Estados Unidos por su presunta colaboración en el asesinato del exagente de la DEA, Enrique Camarena, en 1985.

El agente en retiro de la Administración para el Control de Drogas, Drug Enforcement AdministrationDEA, por sus siglas en inglés, Héctor Berrellez, aseguró que Bartlett Díaz “supo y estuvo presente” en los interrogatorios y posterior desaparición y asesinato del Camarena Salazar.

En entrevista exclusiva para Reversos, vía telefónica a Los Ángeles, California, el excoordinador de la llamada “Operación Leyenda”, que tuvo a su cargo la investigación del asesinato de Enrique Camarena sostiene que dos exjudiciales mexicanos, quienes son testigos protegidos del gobierno estadounidense, estuvieron presentes en el interrogatorio al agente de la DEA y en la posterior entrega del dinero a Bartlett Díaz.

Los testigos protegidos, quienes no revelaron sus nombres por motivos de seguridad, detallaron que la entrega de estos 4 mil millones de dólares se hicieron en efectivo, directamente por Caro Quintero, en tres trailers que contenían cajas de cartón de huevo, en donde venía el dinero.

“¿Pero cómo me voy a llevar todo esto?”, dicen los testigos protegidos que preguntó el exdirector de la DFS cuando vio el dinero. “Yo ya cumplí con el pago, ahora ese es su problema”, aseguran que le respondió el narcotraficante, exlíder del Cártel de Guadalajara.

Héctor Berrellez detalla que esta operación para asesinar a Enrique Camarena fue ideada por el coronel del cuerpo de marines estadounidense, Oliver North; por el expresidente de esa nación y en ese tiempo director de la CIA, George Bush padre, por el narcotraficante Rafael Caro Quintero y por el entonces director de la DFS, Manuel Bartlett.

Expone que una vez que el Congreso de Estados Unidos no aprobó una partida para financiar a grupos contrarrevolucionarios en Guatemala, Nicaragua y El Salvador, en 1984, en el gobierno de Ronald Reagan, Oliver North ideó esta estrategia para “hacerse de recursos” del narcotráfico en México, y que para ello contactó a Manuel Bartlett y a Caro Quintero.

El exagente de la DEA puntualiza que Enrique Camarena, apodado “El Kiki”, se enteró de esta operación y que por ello “fue asesinado”.

Amenazas

Héctor Berrellez señala que antes no pudo revelar esto porque estaba amenazado por el gobierno de Ronald Reagan, quien “me dijo que si yo revelaba la verdad me iban a extraditar a México para testimoniar en contra del doctor Humberto Álvarez Macháin, quien supuestamente estuvo presente en el interrogatorio y tortura de Enrique Camarena”.

De hecho, el exagente de la DEA asegura que el cártel de Caro Quintero le rentaba un rancho en Veracruz a la CIA, en donde operaba el narcotraficante hondureño Ramón Matta Ballesteros, quien a su vez hacía las conexiones entre el cártel de Medellín, comandado por Pablo Escobar, y el cártel de Guadalajara.

Afirma que este capo realizaba –con el consentimiento de Manuel Bartlett–, las conexiones de los vuelos de Estados Unidos a Colombia, con parada en Centroamérica, en donde iban cargados de armas para los grupos contrarrevolucionarios, y regresaban con cargamentos de cocaína de la Unión Americana.

@RivelinoRueda

¡Subscríbete a nuestro newsletter!

Related posts