J. Jesús Lemus desnuda la “república de la cleptocracia” en su nuevo libro, Jaque a Peña

Por Rivelino Rueda 

Si hay un momento que resume por completo el engaño (y la tragedia nacional) que representó la compra de la Presidencia de la República en las elecciones de 2012, ese se dio en el minuto 76 con 16 segundos del primer debate presidencial del 7 de mayo de aquel año. 

Enrique Peña Nieto, candidato de la alianza “Compromiso por México (PRI-PVEM), observa a la cámara con mirada desafiante.  

Con la ceja izquierda arqueada, un copete reluciente y una pose digna de galán de telenovela, revira al comentario que realizó tres minutos antes el abanderado de la coalición “Movimiento Progresista” (PRD-PT-MC), Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que su única encomienda, de llegar a Los Pinos, sería la de privatizar a Petróleos Mexicanos (Pemex). 

El mexiquense, en su turno, revira: “Señor López Obrador. Déjeme ser muy puntual porque usted no me ha querido escuchar. Nunca he hablado de privatizar a Pemex. He hablado de modernizar a Pemex, y de lograr realmente que a través de la participación del sector privado, como ha ocurrido en otros países, como Brasil, como Colombia, podamos generar riqueza en beneficio de todos los mexicanos, con la participación del sector privado. No significa privatización”. 

Los hechos hablaron por si solos: Peña Nieto ganó la Presidencia con la compra masiva de votos en las regiones más pobres del país; rebasó por mucho los topes de gastos de campaña, financiado con recursos públicos y privados de monumentales actos de corrupción que se han develado en los últimos años, y pegó peso a peso, hasta de sobra, ese “favor” con uno de los más grandes saqueos en la historia de México. 

Conocer a ciencia cierta la dimensión del verdadero atraco a la nación que se dio en el gobierno de Enrique Peña Nieto tardará todavía unos años, aunque el periodista independiente, J. Jesús Lemus, en su último libro, Jaque a Peña Nieto y su imperio de la corrupción (HarperCollins, 2021), realiza un extraordinario acercamiento a este régimen sexenal que perfectamente pudo haberse llamado “la república de la cleptocracia”. 

Hace nueve años, en ese mismo debate presidencial, López Obrador preguntó: “¿Quién es verdaderamente Enrique Peña Nieto?” 

En su décimo libro, el autor de Los Malditos (2013), Michoacán en Guerra (2014), Mireles, el Rebelde (2014),Cara de Diablo (2014), Tierra Sin Dios (2015), Los Malditos II (2016), México a Cielo Abierto (2018), El Agua o la Vida (2019), y El Licenciado. García Luna, Calderón y el Narco (2020) responde a ese cuestionamiento del tabasqueño con una investigación como a la que nos tiene acostumbrados: impecable e implacable. 

Con fuentes vivas y exclusivas, con golpes de precisión periodística en cada una de las 342 páginas que conforma este texto, con testimonios contundentes, con una investigación documental devastadora y con un impresionante trabajo de campo, Lemus Barajas desentraña con narrativa puntual y clara las vísceras putrefactas de un gobierno (y de sus patrocinadores y aliados) que pasará a la historia de México como uno de los más corruptos y criminales. 

Desde la literal entrega de grandes porciones del territorio nacional, vía la reforma energética-pago de favores que se dio en el periodo presidencial de Peña Nieto (en minas; concesiones petroleras; rondas de subastas para malbaratar la riqueza nacional; entrega de aguas marítimas, ríos, lagos, lagunas y mantos freáticos), hasta los estrechos lazos de tendieron con el crimen organizado personajes como Salvador Cienfuegos y Miguel Ángel Osorio Chong, pasando por las sumas millonarias de recursos públicos que se destinaron a periodistas y medios de comunicación por “guardar silencio”, son abordados en este nuevo libro del periodista michoacano. 

Las redes de complicidad exhibidas por el autor de Jaque a Peña Nieto y su imperio de la corrupción –con evidencia, con mera investigación, como se hace el periodismo serio, el que trasciende—dan fe de lo que veía venir desde que Peña Nieto y su brazo operador, Luis Videgaray Caso, apaciguaron (a billetazos) desde que el de Atlacomulco fue gobernador del Estado de México (2005-2011). 

Y es que la dupla de mexiquenses abortaron (también a billetazos), cualquier intento de rebelión que cuestionara la imposición de Peña Nieto como presidente de México, principalmente de algunos empresarios y de la oposición, que al final se puso de rodillas al firmar el llamado Pacto por México, que derivó en la venta del país, específicamente con la reforma energética. 

Decía el gran Gabriel García Márquez en su texto El mejor oficio del mundo (1996) que “la investigación no es una especialidad del oficio, sino que todo el periodismo debe ser investigativo por definición”, y en este nuevo trabajo periodístico, J. Jesús Lemus hace honor al Premio Nobel de Aracataca. 

Como si se tratara de un juego de dardos, el periodista independiente va entrelazando tiros precisos, en el mero centro del disco de madera, que terminan por confirmar el enorme retroceso que representó el regreso del PRI a la Presidencia de la República en 2012, luego de una “Docena Trágica” bajo administraciones del PAN, encabezadas por Vicente Fox Quesada (2000-2006) y Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012). 

Lemus Barajas –quien desde ya casi una década está dentro de los referentes del buen periodismo en México, América Latina y Estados Unidos (actualmente colabora con el diario The Los Angeles Times)—también hace puntuales anotaciones que exponen la magnitud y el costo de la corrupción que se dio a lo largo del sexenio anterior, y que está pagando (con recursos públicos, no puede ser de otra manera) la actual administración de Andrés Manuel López Obrador. 

“De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), hasta el cierre de este trabajo se habían abierto ya 5 mil 558 carpetas de investigación por igual número de delitos relacionados con actos de corrupción de funcionarios federales, que ocurrieron tan sólo en la última mitad del gobierno de Peña Nieto, entre 2015 y 2018 (…).  

El costo económico promedio por cada una de las arpetas de investigación que a la fecha se mantienen vigentes se estima –según fuentes de la FGR—en por lo menos 250 mil pesos, considerando principalmente el costo de las horas/hombre y el uso de recursos materiales en los trabajos de investigación. Así, en lo que se refiere a las 5 mil 558 averiguaciones que lleva la FGR se calcula un costo acumulado de mil 389 millones de pesos, equivalente casi al presupuesto de gastos destinado a la CNDH, a la SFP o al IFT para 2021”. 

Cabe resaltar la labor editorial de HarperCollins para la publicación de los dos últimos libros de J. Jesús Lemus. Y es que esta casa editora ha tenido la virtud de darle un aire fresco a los trabajos periodísticos de reporteros independientes mexicanos, como el caso de los libros No se mata la verdad. El peligro de ser periodista en México, de Témoris Greko; El muro que ya existe. Las puertas cerradas de Estados Unidos, de Eileen Truax, o El México que se avecina. Los desafíos de la 4T, coordinado por Julio Hernández.  

Con Edgar Krauss al frente de este esfuerzo editorial, HarperCollins también ha conseguido romper el monopolio editorial en México, que comparten Penguin Random House México y Editorial Planeta. 

Jaque a Peña refrenda la calidad, el compromiso social y el amor por el oficio periodístico de Lemus Barajas, quien seguramente, allá en sus noches mágicas en algún lugar de la selva guatemalteca, tendrá un diálogo imaginario con el Gabo, quien le dirá orgulloso lo que escribió en alguna ocasión, allá por 1996, en su texto El mejor oficio del mundo

“Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no conoce un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente”. 

@RivelinoRueda 

Related posts