¿Veremos desde la política una alternativa realmente humana?

Por Víctor Del Real Muñoz

Independientemente de que la política en toda su historia es, de entre tantas definiciones culturales y académicas que existen, el arte de sobrellevar la guerra, el despojo, la explotación y la confrontación de una forma “civilizada”, neutral y/o justa, ordenada y reglamentada, concepto interesante en tiempos modernos.

Y también, asumiendo como supuesto inicial que, quizás sin la política la humanidad en buena parte de su historia ya hubiera entrado en situaciones muy adversas en cuanto a su condición de estabilidad colectiva, surgen algunas dudas al respecto.

Primero que nada, se debiera cuestionar ¿Hasta cuándo veremos que un programa político, sea este de izquierda liberal o de derecha conservadora, equilibre las necesidades en cuanto a condiciones materiales y objetivas de la vida exterior y/o material a la plenitud espiritual del hombre en su diálogo interno?

¿La política seguirá planteando caminos que prioricen la obtención de logros materiales, de bienestar y progreso del mundo de las cosas y las formas por encima de la plenitud de la vida misma? 

¿Hasta cuándo podremos ver que se impulsan programas culturales, de filosofía y de desarrollo espiritual, libre de gurúes y sectas de dudosa procedencia, que tengan por consigna el diálogo interno del hombre y el descanso de los anhelos materialistas que condicionan la actual vida moderna de nuestra especie?

Una pregunta más podría ser, ante la ausencia de respuestas que por momento el contexto civilizatorio, cultural, académico, médico, científico y mediático tiene. ¿Sigue siendo útil el modelo de política, sea este de corte liberal socialdemócrata progresista de izquierda, o bien, conservador, de derecha o centro?

¿El modelo de partidos políticos, de actores políticos, y de formas de llevar a cabo las tareas legislativas y programáticas siguen siendo útiles para aquellas dolencias y quejas del ser humano que no se solucionan desde el derrotero de las dádivas, los esquemas de progreso material y el desarrollo comercial y económico, entre otros?

Otro aspecto que se debiera tomar en cuenta es que el desarrollo tecnológico moderno, que prácticamente está abarcando muchas tareas que antes eran exclusivas de la trascendencia y la presencia, en tiempo, forma y espacio reales del ser humano, debieran originar planteamientos y cuestionamientos prioritarios de orden ético, humanista, político y jurídico que pongan a prueba de reflexión, análisis y discusión la condición humana misma.

No es casual que, en las pasadas elecciones intermedias mexicanas, las del domingo 6 de junio, muchísima gente, ante su legítimo derecho de abstención, plantee, en otras palabras, síntomas o dignos enojos, algunas de las incógnitas que en líneas anteriores fueron esbozadas….

Related posts